Cómo cocinar chile con frijoles rojos

Escrito por mallory ferland
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

El chile es un plato versátil que te permite agregar, sustituir, mezclar, y virtualmente crear con tu imaginación o los ingredientes que tengas a mano. El chile básico incluye una combinación de carne, ya sea pavo, res o cerdo, y una variedad de frijoles, por ejemplo negros, pintos, rojos o garbanzos. La utilización de fijoles rojos en vez de blancos o de cualquier otro tipo no cambia los ingredientes o el método de cocción, pero te dará como resultado un chile espeso y abundante ideal para comer en un cuenco o sobre un perro caliente o un plato de patatas fritas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • 1 libra de carne molida (cerdo, res o pavo)
  • 1.600 gramos o cuatro latas de frijoles rojos cocidos
  • 1 lata de tomates enteros pelados y cocidos
  • 1 lata de extracto concentrado de tomate
  • 1 cebolla picada finamente
  • 2 pimientos verdes picados
  • 2 dientes de ajo
  • 1 taza de agua
  • 1 ají picante
  • 2 cucharadas de pimentón o chile en polvo
  • 1 cucharadita de comino
  • 1/2 cucharadita de pimienta de cayena
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de pimienta negra molida
  • 1 cucharadita de orégano deshidratado

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Prepara los frijoles. Puedes usar ya sea frijoles rojos secos o frijoles cocidos y enlatados. El resultado es prácticamente el mismo, salvo que los frijoles enlatados tienen sal extra por lo que debes tener cuidado y no agregar demasiada sal adicional. Si utilizas frijoles en seco, ponlos a remojar en un bol con agua durante la noche. Debes dejarlos remojar de ocho a doce horas para quitar toxinas peligrosas (los frijoles enlatados son seguros para consumo inmediato). Cuélalos, enjuágalos y déjalos secar. Cuando estén secos, colócalos en una olla grande y cúbrelos con agua. Espera a que rompa el hervor y luego reduce la llama y deja hervir a fuego lento con la olla tapada de 1 y 1/2 a 2 horas. Cuela los frijoles y resérvalos.

  2. 2

    Cocina la carne. No es necesario que utilices carne. Si prefieres un chile vegetariano, puedes agregar una mayor cantidad de frijoles rojos o de otra variedad, como frijoles blancos o negros. Si agregas carne a tu chile, dórala en una sartén grande a fuego medio, cocina de ambos lados y usa una cuchara de madera o espátula para dar vuelta y desmenuzar la carne. Luego de aproximadamente 15 minutos, la carne ya debería estar cocida y desmenuzada. Inclina la sartén para escurrir el exceso de grasa y reserva la preparación.

  3. 3

    Pica la cebolla, los pimientos, el ají y el ajo. En una olla grande para chile, pon a calentar 1 o 2 cucharadas de aceite de oliva y saltea ligeramente los vegetales. Reduce la temperatura a fuego lento y agrega la carne cocida, los frijoles, la lata de tomates, la lata de extracto de tomate, una taza de agua, dos cucharadas de pimentón, una cucharadita de comino, media cucharadita de pimienta de cayena, una cucharadita de orégano, una cucharadita de sal y una de pimienta negra. Deja hervir a fuego lento durante por lo menos 30 minutos o hasta que esté listo para servir. Si el chile se pone muy espeso, agrega más agua para que tenga una consistencia más parecida a la sopa. También asegúrate de ir probando el chile para ajustar el sazón.

  4. 4

    Sirve en cuencos con un cucharón y cubre el chile con queso cheddar gratinado, crema agria, cebolleta, tiras de tortilla frita o bollos de pan. Si te sientes creativo, pon tu chile en un perro caliente o echa una cucharada encima de unas patatas fritas. El chile es la comida más reconfortante en Estados Unidos; puedes prepararla como quieras.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles