Cómo cocinar colas de langosta que estaban previamente congeladas

Escrito por natalie smith | Traducido por andrés marino ruiz
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo cocinar colas de langosta que estaban previamente congeladas
Las langostas enteras son costosas y difíciles de cocinar. (Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images)

La langosta es una de las carnes más deliciosas del mundo, y también es una de las más difíciles de preparar en casa. Muchos chefs hogareños se encogen ante la idea de hervir una langosta viva. Afortunadamente, hay otras opiniones disponibles, tal como comprar colas de langosta congeladas y cocinarlas. Esto evita que tengas que ser quien mata a la langosta, y te ahorra mucho dinero, comprando únicamente la parte con más carne de la langosta. La mejor forma de cocinar langosta que ha sido congelada es al vapor. El vapor cocina la langosta y evita que se seque.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Descongela las colas de langosta en tu refrigerador por 8 a 10 horas durante la noche. Jamás descongeles la langosta en el microondas o se secará y tomará la consistencia de la goma.

  2. 2

    Llena una vaporera hasta que el agua llegue a una pulgada (2,5 cm) por debajo de la canasta de ésta, cuando se la coloca en la olla. Si añades demasiada agua hervirás la langosta en lugar de cocinarla al vapor. Calienta el agua en la vaporera hasta que hierba e inserta la canasta.

  3. 3

    Inserta un pincho de madera a lo largo en cada cola de langosta. Esto evitará que las colas se curven durante la cocción.

  4. 4

    Coloca las colas en la canasta de la vaporera y cúbrelas. Permite que se cocinen al vapor por 5 o 7 minutos, o un minuto por libra (0,5 kg) de langosta. Sabrás cuándo estarán listas porque la caparazón de la langosta estará rojo y su carne blanca.

  5. 5

    Remueve la langosta y colócala bajo el agua fría. Esto evitará que las colas se sobrecocinen y sequen.

  6. 6

    Corta cada cola de langosta a lo largo con tijeras. Rompe el caparazón y remueve la membrana. Sirve las colas bien calientes con manteca derretida.

Consejos y advertencias

  • Ten cuidado al abrir las colas, la carne estará muy caliente. Evita el contacto con ésta para no quemarte.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles