Cómo cocinar y limpiar repollitos de Bruselas frescos

Escrito por shelley marie Google | Traducido por maría di nucci
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo cocinar y limpiar repollitos de Bruselas frescos
Los repollitos de Bruselas agregan un sabor dulce y delicado a cualquier comida. (Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images)

Los repollitos de Bruselas son vegetales fuertes que parecen repollos compactos y pequeños. Cuando se los prepara y se los cocina apropiadamente, tienen un sabor suave y delicado que combina bien con la mayoría de las comidas. Los repollitos de Bruselas frescos pueden atrapar suciedad o pequeños insectos en sus hojas externas, por lo tanto límpialos completamente antes de cocinarlos. Saben mejor cuando no están cocinados de más, por lo tanto quítalos del calor apenas estén tiernos. Con la limpieza y los métodos de cocción correctos, puedes preparar repollitos deliciosos y saludables.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Repollitos de Bruselas
  • Cuenco
  • Colador
  • Cuchillo
  • Cacerola o plato para hornear
  • Caldo de pollo, carne o vegetales (opcional)

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Limpieza y preparación

  1. 1

    Quita cualquier hoja externa decolorada o suelta.

  2. 2

    Pon los repollitos de Bruselas en un cuenco y llénalo con suficiente agua tibia para cubrirlos. Permite que descansen por 10 minutos.

  3. 3

    Vierte los repollitos de Bruselas en un colador sobre el lavabo y enjuágalos con agua limpia.

  4. 4

    Corta la parte dura del tallo de los repollitos de Bruselas con un cuchillo, pero evita cortar las hojas para evitar que se caigan durante la cocción.

  5. 5

    Corta una forma de "X" en la parte superior de los repollitos con un cuchillo. Esto permite que el centro de los repollitos se cocinen de forma pareja con las capas externas.

    Hervir

  1. 1

    Mide 1 taza de agua por cada taza de repollitos y viértela en una cacerola. Lleva a hervor a fuego fuerte.

  2. 2

    Agrega los repollos de Bruselas a la cacerola cuidadosamente. Permite que los repollitos se cocinen por 7 a 10 minutos y verifica su ternura pinchándolos con un cuchillo. Deberían ejercer una ligera resistencia.

  3. 3

    Quita los repollitos de Bruselas del calor y drénalos en un colador. Agrégalos nuevamente a la cacerola y sazónalos con tus condimentos de elección como sal, pimienta, ajo, aceite de oliva o jugo de limón.

    Cocción a vapor

  1. 1

    Llena una cacerola con 1 pulgada (2,54 cm) de agua y ponla sobre una estufa a fuego alto.

  2. 2

    Agrega los repollitos a la cacerola y cubre con un tapa. Abre la tapa después de dos minutos para permitir que el vapor se escape y ponla nuevamente. Permite que los repollitos se cocinen por tres a ocho minutos más. Los repollitos más grandes necesitarán un tiempo de cocción más largo. Prueba su ternura con un cuchillo.

  3. 3

    Quita los repollitos de la cacerola y condiméntalos con sal, pimienta, ajo, aceite de oliva o jugo de limón.

    Asar al horno

  1. 1

    Precalienta el horno a 350 grados (176°C).

  2. 2

    Pon los repollitos en un plato para hornear y vierte suficiente caldo para cubrirlos.

  3. 3

    Pon el plato para hornear en el horno y cocina los repollitos por 25 a 35 minutos. Pruébalos con un cuchillo para asegurarte de que estén tiernos antes de quitarlos del horno.

  4. 4

    Condimenta los repollitos con sal, pimienta, ajo, aceite de oliva o jugo de limón.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles