Cómo cocinar un pato en una olla de cocción lenta

Escrito por robin thornley | Traducido por mariana palma
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo cocinar un pato en una olla de cocción lenta
La clave para cocinar un ave en una olla de cocción lenta es separarla de la grasa que se acumula durante el largo proceso de cocción. (Eising/Photodisc/Getty Images)

El pato queda delicioso asado en el horno, dejando que la grasa saborice la carne y luego drene. La clave para cocinar un ave en una olla de cocción lenta es separar la primera de la grasa que se acumula durante el largo proceso de cocción. Usar una rejilla de alambre o una cama de vegetales aromáticos soluciona este problema, y el lento y suave proceso de cocción produce un plato muy versátil y económico.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una olla de cocción lenta
  • Una rejilla de alambre, o papel aluminio, o 3 zanahorias grandes y 2 tallos de apio, o 2 manzanas o papas grandes y firmes
  • Un pato entero
  • Sal y pimienta
  • Una manta de cielo
  • Dos ramitos de romero y/o un puñado pequeño de tomillo fresco
  • Una manzana agria firme, un limón o una naranja
  • Una cebolla pequeña pelada y cortada en cuatro

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Cocción lenta de pato para preparar varios platos

  1. 1

    Elimina los menudos y las partes grandes de grasa que pueda haber dentro del pato, pero no las deseches; la grasa de pato es muy sabrosa, especialmente para saltear papas. Ponlas a un lado para agregarlas más tarde a la olla.

  2. 2

    Seca el ave con una toalla de papel, luego agrega sal y pimienta generosamente a las partes internas y externas. Coloca las hierbas aromáticas dentro del pato, un limón o una naranja o una manzana cortados en cuartos, una cebolla pequeña cortada en cuartos y el romero y el tomillo.

  3. 3

    Calienta una olla antiadherente y coloca en ella el pato, con las pechugas hacia abajo. Séllalo hasta que la piel esté levemente dorada. Este es un paso opcional que no afecta el sabor del pato, pero hace que parezca asado visualmente. También puede dorarse el ave en el horno al final del proceso de cocción. Si vas a servir el pato sin piel, saltea este paso.

  4. 4

    Coloca el pato en una estopilla doble, lo suficientemente grande como para poder envolverlo. Esto ayudará a sacar el pato de la olla sin que se rompa, ya que la cocción lenta tiende a separar la carne de los huesos.

  5. 5

    Haz una rejilla para apoyar el pato dentro de la olla. Algunas ollas traen rejillas. Si no es el caso, usa una pequeña rejilla de horno. También puedes usar bolas de papel aluminio para elevar el pato, pero una solución práctica que además agrega sabor es colocar pedazos grandes de zanahoria, cebolla y apio en el fondo de la olla, o trozos grandes de manzana o papa. Agrega junto a los vegetales la grasa que habías cortado del pato.

  6. 6

    Coloca el pato en la olla con la pechuga hacia arriba. Pincha la piel con un tenedor en varios lugares para permitir la salida de grasa. Cocínalo a temperatura alta durante tres a cuatro horas, o a temperatura baja durante seis a siete horas, hasta que la temperatura interna de la pechuga sea de 185 º F (85 ºC). El pato silvestre es menos grasoso y tardará menos en cocinarse.

  7. 7

    Revisa el nivel de grasa a la mitad del tiempo de cocción y, si supera la parte baja del pato, retírala usando una jeringuilla de cocina. Guarda la grasa en el refrigerador.

  8. 8

    Retira el pato cuando esté cocido, levantándolo cuidadosamente. Retira la estopilla y coloca el pato sobre toallas de papel en una fuente para que drene, o ponlo en el horno a 425 ºF (218 ºC) durante 15 minutos para que la piel quede crujiente, y luego apóyalo sobre toallas de papel.

  9. 9

    Corta el pato en porciones y sírvelo. La carne de pato en tajadas puede agregarse a ensaladas de verduras como de berro, rúcula y espinaca. La carne cortada en trocitos pequeños es ideal para usar con salsas para pastas o para rellenos de tacos. Prueba hacer fajitas de pato con tortillas de maíz y salsa picante de chipotle, y guarda los últimos pedazos de pata para usarlos en un salteado de arroz.

Consejos y advertencias

  • La grasa de pato es considerada oro puro por los chefs. Después de que la olla se haya enfriado pero la grasa no se haya asentado, pásala por un colador a un bol que pueda calentarse y llévala al refrigerador. La grasa se asentará en la parte superior y en el fondo quedará una especia de gelatina. Separa ambas partes, asegurándote de que la grasa quede libre de gelatina. Congela la gelatina y úsala para saborizar sopas y salsas y guarda la grasa para freír papas o asar vegetales.
  • La carne de pato es muy rica y sirve para preparar muchos platos. Sírvela con vegetales de la tierra, como papas, nabos, zanahorias, repollo o chucrut; o con frutas frescas como manzana, naranja, o secas como arándanos rojos, higos o ciruelas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles