Cómo cocinar un pavo a la cacerola

Escrito por lesley barker | Traducido por mike tazenda
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo cocinar un pavo a la cacerola
Cocina un delicioso pavo a la cacerola. (Eising/Photodisc/Getty Images)

Cocinar un pavo en la estufa es la mejor forma de hacer rendir tu dinero. No sólo obtendrás un rico caldo de pavo que puedes usar para hacer sopa o salsas, sino que también obtendrás mucha carne para agregar a guisos, ensaladas y sándwiches. Lleva algunas horas y puede ensuciar bastante, pero bien vale la pena.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Pavo descongelado
  • Olla grande para sopa
  • 2 cebollas grandes
  • 4 dientes de ajo
  • Albahaca fresca, eneldo, orégano, azafrán
  • 4 zanahorias grandes
  • Sal
  • Bolsas con cierre de plástico para congelador de un galón (4 litros) de capacidad

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Corta el pavo congelado en cuatro cuartos. De esta manera, puedes hacer encajar las piezas en una olla grande para sopa, y puedes usar uno de los trozos para hacer al horno, de forma más tradicional. Descongela el pavo en el refrigerador toda la noche antes de cocinarlo a la cacerola.

  2. 2

    Coloca el pavo descongelado en el fondo de la olla grande para sopa. Añade dos cebollas grandes peladas y cuatro dientes de ajo enteros pelados. Llena la olla con agua para que cubra el pavo y lo pase dos pulgadas (5 cm). Junta una combinación de eneldo fresco, orégano, albahaca o azafrán de tu jardín. Añade un toque de sal. Lleva la mezcla a hervor.

  3. 3

    Reduce el fuego luego de que la mezcla hierva. Permítele que se cocine a fuego suave por varias horas, hasta que la carne esté tan tierna que se desprenda del hueso. Ésto te llevará aproximadamente 30 minutos por cada libra (450 g) de pavo.

  4. 4

    Usa una cuchara con ranuras para quitar la carne, los huesos y los vegetales del caldo. Descarta los huesos y los vegetales. Separa la piel de la carne y descártala. Corta la carne en trozos del tamaño de un bocado. Estos están listos para servir con una salsa espesa y puré de papas o pasta. Guarda el resto de la carne en porciones individuales dentro de bolsas para congelador.

  5. 5

    Enfría el caldo por varias horas. Esto causará que la grasa flote en la parte superior del líquido y se solidifique en una capa que puedes quitar con tus dedos. Descarta la grasa. El resto del caldo se puede congelar en bolsas con cierre dobles.

Consejos y advertencias

  • Asegúrate de escribir la fecha de preparación de la carne o el caldo antes de guardarlos en el congelador.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles