DESCUBRIR
×

Cómo cocinar pollo a la parrilla dentro de tu casa sobre la estufa

Actualizado 17 abril, 2017

La próxima vez que el mal tiempo arruine tus planes de parrillada, puedes sorprender a tu familia con una cena de pollo a la parrilla, asado en tu propia cocina. Usa una sarten-parrilla para lograr la textura y apariencia del pollo tradicional a la parrilla. Para una carne cocinada más parejo, "Cook's Illustrated" recomienda usar una sartén antiadherente con crestas amplias y huecos profundos en la parte inferior.

Instrucciones

Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images
  1. Prepara una marinada. En un recipiente mediano, combina ingredientes líquidos de tu elección como vinagre balsámico, cidra o vino blanco. Mezcla con hierbas secas y sazonadores. Tomillo, romero y orégano son sabores que combinan bien con el pollo. Añade ingredientes adicionales para dar sabor, como mostaza Dijon, salsa Worcestershire, salsa de soya o jugo de limón. Si tienes ingredientes limitados, una marinada hecha con una botella de vinagreta o aderezo para ensalada oriental será suficiente.

  2. Saca las pechugas de pollo descongeladas o frescas de su paquete. Colócalas en una superficie de trabajo limpia. Elimina el exceso de grasa con un cuchillo.

  3. Marina el pollo. Puedes combinar el pollo y los sazonadores ya sea en un recipiente hondo tapado o en una bolsa de plástico resellable. Muchos cocineros prefieren bolsas, que son fáciles de sacudir y voltear. Si usas una bolsa, coloca la bolsa dentro de otra bolsa para evitar fugas que ensucien.

  4. Refrigera el pollo marinado por 2 a 4 horas o incluso hasta 2 días, como es permitido por las guías de preparación de aves del Departamento de Agricultura de los E.U. No marines el pollo a temperatura ambiente.

  5. Calienta la sartén parrilla en la estufa a fuego alto cinco minutos antes de cocinar.

  6. Retira las pechugas de pollo de la marinada. Coloca el pollo en la sartén usando pinzas o tenazas. Asa por aproximadamente 4 minutos en cada lado o hasta que tome color café dorado con marcas de parrilla, teniendo cuidado de no moverlo mucho.

  7. Revisa la temperatura interna con un termómetro de carne. La carne está lista cuando la parte más gruesa de cada pechuga haya alcanzado los 165 grados Fahrenheit (73,8) y los jugos broten claros al cortar la carne.

Advertencias

  • Si decides servir la marinada no usada con tu comida, hiérvela antes de servir para eliminar cualquier bacteria dañina.
  • Almacena el pollo restante, sellado, en el refrigerado por no más de 4 días o en el frigorífico por no más de 4 meses.

Necesitarás

  • Ingredientes de marinada
  • Pechugas de pollo descongeladas
  • Recipiente hondo con tapa o bolsa de plástico resellable
  • Pinzas
  • Sartén parrilla