DESCUBRIR
×

Cómo cocinar raíces de malanga

Actualizado 20 marzo, 2018

La raíz de malanga es un vegetal denso almidonado con un exterior áspero y el interior blanco amarillento, parecido a la raíz de ñame. Tiene una carne absorbente y responde bien a diferentes técnicas de cocción, siendo las mejores la fritura, el horneado y el hervor. La malanga frita tiene un exterior dorado y crocante con un interior blando y liviano, parecida a una papa frita bien hecha. Remplazar la papa por la malanga en cubos y hervida le da un toque exótico a una ensalada de papas, y hacer un puré de malanga puede representar un acompañamiento sustancioso para un plato de carnes.

Instrucciones

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

    Hervida

  1. Mezcla 1 litro de agua y 1 cdta. de jugo de limón en un recipiente para comida. Pela la malanga y tira la cáscara.

  2. Corta la malanga por la mitad para proveerle estabilidad. Corta la raíz en las dimensiones deseadas y colócala en la mezcla de agua y jugo de limón. El tamaño de los trozos de malanga no es importante sino su uniformidad para que se cocinen parejo.

  3. Cuela los cubos de malanga. Colócalos en una sartén y cúbrelos con agua fría. Condimenta el agua a gusto, como lo harías con las papas u otros vegetales almidonados.

  4. Hierve a fuego lento la malanga hasta que puedas clavarle un tenedor, aproximadamente unos 30 minutos.

    Frita

  1. Pela la raíz de malanga y córtala en trozos de la forma y dimensión deseada. Puedes cortarla en bastoncitos (como las papas fritas) o rodajas. Sin importar la forma que elijas, no cortes las piezas con más de 1/2 pulgada (1,25) de grosor. Coloca las piezas en una mezcla de 1 litro de agua y 1 cdta. de jugo de limón.

  2. Llena una fuente profunda de hierro fundido u otro material similar con 3 pulgadas de aceite de maíz o de canola. Coloca un termómetro para dulces en ella y establécelo a fuego medio-alto.

  3. Calienta el aceite a 350º F (175º C) y ajusta el calor de ser necesario para mantener la temperatura. Saca la malanga y sécala con toallas de papel. Colócala en el aceite y fríela hasta que esté dorada, aproximadamente unos tres minutos.

  4. Saca la malanga del aceite y colócala sobre una bandeja cubierta con toallas de papel. Transfiere el vegetal a un bol para mezclar mientras está aún caliente y condimenta a gusto con sal kosher y pimienta negra fresca molida.

    Horneada

  1. Pela y corta la malanga en cubos de tamaños uniformes. Coloca los trozos en agua acidulada inmediatamente después de cortarlos.

  2. Calienta el horno a 350º F (175º C). Cuela la malanga y sécala con toallas de papel. Coloca los trozos en un bol para mezclar y cúbrelos con una delgada capa de aceite de oliva.

  3. Condimenta los trozos con sal kosher y pimienta negra fresca molida hasta cubrirlos. Coloca la malanga en una capa pareja sobre una bandeja y métela en la mitad del horno.

  4. Hornea la malanga hasta que puedas pincharla fácilmente con un cuchillo, aproximadamente 25 minutos.

Necesitarás

  • Hervida:
  • 1 l. de agua
  • 1 cdta. de jugo de limón
  • Recipiente para guardar comida
  • Sal kosher a gusto
  • Frita:
  • 1 l. de agua
  • 1 cdta. de jugo de limón
  • Recipiente para guardar comida
  • Fuente profunda de 4 litros de hierro fundido u otro material pesado
  • 2,20 l. de aceite de canola o de maíz
  • Toallas de papel
  • Bandeja
  • Bol para mezclar
  • Sal kosher a gusto
  • Pimienta negra fresca molida a gusto
  • Horneada:
  • Toallas de papel
  • Bol para mezclar
  • Aceite de oliva
  • Sal kosher a gusto
  • Pimienta negra fresca molida a gusto