Cómo cocinar unas simples costillas horneadas

Escrito por chris kinsey | Traducido por alejandra rojas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo cocinar unas simples costillas horneadas
Cuando hornees costillas, la mejor manera de hacerlo es bajo y lento. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

La mejor forma de cocinar las costillas más suculentas y jugosas hechas en el horno, sueltas al estilo campesino o en una porción entera con huesos, es usar el fuego bajo y lento. Bajo y lento se refiere a fuego bajo por un largo período de tiempo. Hornear costillas en el horno significa que no necesitas parrilla, y también que tendrás esas costillas perfectas en cualquier momento del año y con cualquier clima.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una bandeja para hornear de 9x13 pulgadas (22x33 cm)
  • Papel aluminio
  • Unas tenazas

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Precalienta el horno a 250 grados Fahrenheit (121 grados Celsius). Esta es en realidad la temperatura más baja con la que deberías de cocinar la carne.

  2. 2

    Cubre una bandeja para hornear de 9x13 pulgadas (22x33 cm) con salsa barbacoa. Sé generoso con la salsa. También puedes saltar este paso si decides utilizar una mezcla de condimentos, una marinada o no utilizar ningún condimento.

  3. 3

    Coloca las costillas en la bandeja para hornear. Utilizando tus tenazas cubre tus costillas con la salsa barbacoa que vertiste en la bandeja.

  4. 4

    Cubre tu bandeja herméticamente con papel aluminio.

  5. 5

    Coloca las costillas en el horno.

  6. 6

    Voltea las costillas. Deberás dejarlas en el horno por un mínimo de dos horas y un máximo de cuatro horas. Entre más las dejes dentro, más tiernas quedarán. Después de determinar la cantidad de tiempo que las vas a dejar en el horno, divide el tiempo a la mitad para determinar cuándo debes voltearlas.

  7. 7

    Retira el papel aluminio. Deja las costillas horneadas expuestas de ambos lados por 10 minutos.

  8. 8

    Retira las costillas del horno. Deja que las costillas reposen de 10 a 20 minutos antes de servirlas. Esto dejará que los jugos se asienten dentro de la carne.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles