Cómo colocar un reborde de ladrillos en un jardín

Escrito por tanya khan
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo colocar un reborde de ladrillos en un jardín
(Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

Los rebordes de ladrillos rompen la monotonía del paisaje y dan una apariencia prolija a los jardines. El reborde separa el jardín de las áreas que no tienen plantas y evita que las malezas crezcan allí. Aunque se puede elegir entre una variedad de materiales para construir los rebordes, incluyendo madera, piedra, roca, metal, fibra de vidrio y concreto, generalmente se usan ladrillos porque son económicos versátiles, durables y se integran bien en cualquier entorno. Los ladrillos vienen en una variedad de tonos, lo que permite a los propietarios elegir uno que complemente el exterior de sus casas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una manguera de jardín o tiza en polvo
  • Una cinta métrica
  • Una pala
  • Una carretilla
  • Una pala de jardin
  • Tela antihierbas
  • Una navaja multiuso
  • Arena o grava de roca triturada
  • Un cincel
  • Un mazo

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Traza una línea recta con una manguera de jardín o con tiza en polvo a lo largo del área donde quieres construir el reborde. Mide la línea para determinar la cantidad de ladrillos que necesitarás para el largo y el ancho deseado del reborde. Los ladrillos estándar para pavimento miden 9 pulgadas de longitud por 4 pulgadas de ancho.

  2. 2

    Usa una pala para cavar una zanja de 4 a 6 pulgadas de profundidad y del ancho deseado sobre la línea que trazaste. Recoge la tierra en una carretilla a medida que cavas. Nivela la base de la zanja con una pala de jardín para proporcionar un sostén seguro para los ladrillos.

  3. 3

    Cubre la base de la zanja con una tela antihierbas para mantener el reborde en buen estado durante más tiempo. Córtala con una navaja multiuso de modo tal que cubra la base y los lados de la zanja.

  4. 4

    Esparce una capa de arena o de grava triturada de 2 pulgadas de grosor sobre la zanja para mejorar el drenaje, proporcionar un sostén firme para el reborde y reducir el daño que las heladas puedan ocasionar a los ladrillos. Empareja la parte superior de la arena o grava con una pala de jardín para que quede lisa.

  5. 5

    Coloca un ladrillo en una esquina de la zanja para determinar si es necesario hacer ajustes a la altura. La parte superior del ladrillo no debería sobresalir más de 1/2 a 1 pulgada del nivel del suelo. Quita o agrega arena o grava en la zanja para que los ladrillos queden a la altura correcta.

  6. 6

    Coloca el segundo ladrillo alineado contra el primero. Continúa agregando ladrillos de esta manera hasta que hayas llenado toda la zanja de ladrillos. Para partir un ladrillo por la mitad en cualquier momento del proceso, coloca un cincel sobre el mismo en el punto donde deseas partirlo y golpea con fuerza con un mazo hasta que se parta en dos.

  7. 7

    Revisa el cerco después de haberlo colocado. Da un paso hacia atrás para asegurarte de que no hayan quedado desniveles en la parte superior de todos los ladrillos. Corta los bordes de la tela antihierbas que hayan quedado a la vista con una navaja multiuso. Cubre los espacios que puedan haber quedado entre los ladrillos y los bordes de la zanja con tierra, apisonándola para que quede firme.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles