DESCUBRIR
×
Loading ...

Cómo usar el color en los muros en habitaciones pequeñas

Little Greene Paint Company/ Creative Commons

Introducción

El color es una parte fundamental para poder crear un espacio funcional, dinámico y estético. Éste se puede diseñar con tan solo aplicar diversas texturas o colores en nuestros muros. Pero al contar con espacios tan pequeños se cree que no debe ser utilizado en espacios pequeños y que sólo se debe aportar color mediante el mobiliario. A continuación, te mostramos una guía de cómo aplicar mucho color en los muros en espacios pequeños. Conocerás cuáles son los colores óptimos para esas habitaciones, así como diversas técnicas para ser creativos y ampliar visualmente los espacios, dejando atrás las paredes blancas. ¡Comencemos!

Little Greene Paint Company/ Creative Commons

Tonos oscuros con molduras claras

El primer tabú que tienes para los lugares pequeños es que no debes aplicar colores oscuros debido a que absorben la luz en lugar de reflejarla, reduciendo visualmente la habitación. Así que, antes de decidir qué color vas a utilizar, verifica que el espacio tenga una entrada de luz natural amplia desde una gran ventana. Al pintar los muros oscuros utiliza apliques o molduras en colores claros o neutros que enmarquen el espacio, así como cortinas traslúcidas que permitan la entrada de la luz. Preferentemente, usa los tonos de los colores oscuros en mate -sin tanto brillo-.

Little Greene Paint Company/ Creative Commons

Líneas horizontales

Aplica la técnica de las líneas horizontales en el hogar. Esta idea es una gran solución para espacios abiertos y de múltiples funciones como la sala - comedor. Selecciona uno de los muros más largos del lugar y define la gama cromática para pintar la pared. Al escoger los colores, recuerda utilizar el color primario y sus secundarios para lograr crear un muro armónico. Pinta franjas de diversos anchos y utiliza de dos a tres veces solamente el color más brillante u oscuro. Finalmente, pinta en la franja superior el mismo color del techo y en la línea inferior la del piso para lograr integrar el diseño al espacio. Esta técnica es ideal para fusionarla con colores neutros o blancos en el resto de la habitación.

Little Greene Paint Company/ Creative Commons

Azules

Busca integrar los tonos azules dentro de los espacio pequeños. Usa los azules verdosos, azules claros y azules violetas en los tonos claros para que te permitan ampliar visualmente el espacio. El azul es un color que te transmite serenidad, armonía y tranquilidad mental, así que es ideal para espacios reducidos o lugares donde desees relajarte. Puedes pintar un solo muro o toda la habitación pero debe estar integrado con elementos neutros o texturas con patrones pequeños. Recuerda permitir la entrada de la luz por medio de cortinas traslúcidas o enrollables que cubran las ventanas del espacio.

Mywallart3dwall/ Creative Commons

Rosas

Además de ser un color muy femenino, el color rosa transmite delicadeza, calma y levanta el buen humor así que utilízalo dentro de espacios reducidos. Lo ideal es utilizar los tonos claros del color rosa y jugar con sus tonalidades más oscuras en los elementos decorativos de la habitación. Aplicar el rosa claro sobre un panel con textura, te ofrecerá un muro muy estético e ideal para habitaciones alegres. De hecho, éste se puede combinar con pisos en colores oscuros para enfatizar más la pared. Actualmente, una tendencia es combinar este rosa con los colores menta y amarillo claro; ya sea cada uno en diferentes muros o juntos en líneas verticales u horizontales.

Little Greene Paint Company/ Creative Commons

Cuadrícula Colorida

Al aplicar la técnica de pintar en cuadros, se emite las características de alegría, diversión y mucha vitalidad a los espacios pequeños. El dinamismo que produce la cuadrícula brindará en la habitación diferentes características; al utilizar colores brillantes generará mucha energía, los colores pasteles brindarán sutileza o calma y al aplicarla en un solo color con diversos tonos se logra la armonía. Lo importante es seleccionar colores que vayan acorde a la función que se desee lograr en el espacio, complementando con mobiliario o decoración que permita obtener el equilibrio en el lugar. Por ejemplo, para crear un concepto dinámico y alegre en una habitación, se puede utilizar un diseño de muro con tonalidades azules y complementar con los colores naranja, blanco y verde. Además se puede continuar con el color en las molduras de la pared y una decoración en los mismos tonos del muro.

Jinkazamah / Creative Commons

Líneas verticales

Si cuentas con un espacio muy reducido de altura puedes aplicar la técnica de las líneas verticales. Utilízalas en diversos anchos y tonalidades claras para lograr este efecto. En caso de que desees utilizar colores más oscuros, úsalos en las líneas más delgadas, dejando los complementarios para las más anchas. Al usar las líneas verticales haces el efecto visual de que tu espacio es más alto. Por otra parte, al hacer las franjas muy delgadas junto con otras más anchas, logras ampliar horizontalmente el lugar. Combina este diseño con muros neutros para enfatizarlo y no cargar tu habitación con demasiadas líneas.

Mywallart3dwall/ Creative Commons

Tonos claros

Usa tonos claros en las habitaciones pequeñas para lograr ampliar el espacio. Los colores tierra o marrones son ideales para combinar con elementos o mobiliarios en colores neutros. En este espacio se pueden utilizar paneles texturizados complementados con muros lisos del mismo color. Los tonos tierra, sobre todo los claros, te darán una sensación de estabilidad o bienestar, pero debes tener cuidado de no utilizarlos en exceso porque son un color muy sensitivo y puede producir un ambiente conflictivo. Por esa razón, debes complementarlo con toques de colores como los amarillos, naranjas, verdes y azules. También lo puedes equilibrar con el uso de plantas y flores que den vida a la habitación.

Wilson4588/ Creative Commons

Grises

Crea una habitación relajada y con estabilidad utilizando el color gris, ya que es uno de los colores que te inspira creatividad y simboliza el éxito. Una forma de utilizarlo es en sus diversos tonos y fusionándolo con el color plata. En una habitación, puedes aplicar un muro con un gris en un tono oscuro sobre una pared que reciba directamente la luz solar y en el resto usar los tonos claros del gris o el color plateado. Recuerda utilizar los colores más claros sobre los muros que continúen a la pared que vas a pintar oscura para que de un efecto visual de amplitud, ya que al usar un color más fuerte sobre un muro se reduce el espacio visualmente.

Little Greene Paint Company/ Creative Commons

Cítricos

Destaca uno de tus muros con un color cítrico y da alegría a la habitación. El uso de los colores como los amarillos, naranjas o el verde limón son ideales para dar un giro inesperado al espacio. Los tonos cítricos además revitalizan la energía, así que no dudes en usarlos si tienes una habitación donde te sientes muy relajado y necesitas estar activo. Coloca este color cerca de una entrada de luz para que la refleje e ilumine el lugar. Equilibra la habitación con tonos complementarios o, en caso contrario, los secundarios: todo depende de la función y estética que desees lograr.

Little Greene Paint Company/ Creative Commons

Muro dividido

Otra de las técnicas que puedes aplicar en los espacios reducidos es pintar de dos colores las paredes. Lo más importante es aplicar el color más oscuro en la parte inferior y que no rebase la altura de una persona promedio. Otra referencia que se puede utilizar para saber el alto que se debe pintar es por medio de los muebles. La parte superior debe ir en colores claros para lograr el efecto de altura. Por otra parte, debe ser del mismo color que el techo, ya que si utilizas otro color, sobre todo uno oscuro, crearás una sensación de incomodidad, como si el techo estuviera más cerca de tu cabeza.

30964416@N06/Creative Commons

Blancos

Utilizar este color es una de las soluciones más fáciles para ampliar los espacios, pero no por esta razón debe ser aburrida. Utiliza texturas o técnicas que te permitan jugar con los diversos tonos del blanco para crear un espacio más sofisticado y menos aburrido. Puedes aplicarlo por medio de papel tapiz, telas o paneles sobre uno o varios de los muros. También puedes hacer una continuidad del estilo por medio de las cortinas o persianas, usándolas en colores blancos. Sólo debes enfocarte en jugar con la diversidad de este color que produce optimismo y pureza.