Comer algas para tratar la anemia

Escrito por chyrene pendleton | Traducido por contributing writer
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Comer algas para tratar la anemia

Hay muchos tipos de anemia y hay muchos tipos de algas entre los que elegir, todas con excelentes beneficios para la salud. Vamos a echar un vistazo a todos los tipos de algas disponibles en los Estados Unidos que pueden ayudar a aquellas personas diagnosticadas con anemia por falta de hierro. También trataremos la anemia perniciosa.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Uno o más de los siguientes tipos de alga: nori, espirulina, kelp o dulse
  • Comida o refrigerio favorito

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Entiende lo que son las algas: son unos de los vegetales más sanos que una persona puede comer. Los océanos y mares están llenos de nutrientes y minerales que han sido depositados desde tierra firme durante la historia de nuestro planeta. Ya que nosotros como humanos somos parte de la Tierra, los nutrientes encontrados en los océanos, acumulados en vida vegetal como las algas, son necesarios para la salud de nuestros cuerpos y son trasladados por todos nuestro cuerpo a través de la sangre. Las algas son reconocidas por ser muchas veces más nutritivas que los vegetales que crecen en tierra firme.

  2. 2

    Aprende cómo ayudan las algas contra la anemia: la mayoría de las personas diagnosticadas con anemia tienen una deficiencia de hierro que puede sumarse a la deficiencia de vitamina B-12, a lo que se conoce como anemia perniciosa. Las algas son una fuente natural, no animal de vitamina B-12, y tienen alto contenido de hierro. Aquellos que son estrictamente vegetarianos (veganos) tienen una tendencia al déficit de B-12, ya que la carne animal es una fuente común de esa vitamina.

  3. 3

    Descubre algunos de los mejores tipos de alga para la anemia: toda alga contiene un gran contenido de hierro, que es necesario para la mayoría de los anémicos. Hay muchas variedades entre las que se puede elegir. En los Estados Unidos y alrededor del mundo, el tipo de alga más popular se llama nori. Las algas nori vienen en forma de finas hojas generalmente verde oscuras, casi negras. Son oriundas de Japón y se utilizan comúnmente para envolver, junto con arroz, al sushi. Su sabor es muy suave y tiene bajo sodio. La espirulina ha ganado popularidad en los Estados Unidos en las últimas décadas. Es un alga verde azulada con forma de espiral, encontrada en lagos alcalinos alrededor del mundo y liofilizada. En tiendas de comida saludable se puede conseguir en polvo y en tabletas. Es alta en proteínas y contiene muchos minerales y vitaminas, incluyendo la B-12. Suele decirse que la espirulina es la comida del futuro, ya que contiene todos los nutrientes necesarios para mantener la vida. Esta comida tiene una larga lista de beneficios para la salud, incluyendo el curar a los que sufren anemia. Dulse es una forma de alga originada en Irlanda e Inglaterra y es también conocida como la "lechuga marina". Es rica en hierro, lo que la hace una buena elección para la gente anémica. Además de vitaminas y aminoácidos, el alga kelp contiene casi todos los minerales necesarios para la vida humana. Es la más grande de las algas (también llamada alga marrón) y crece en la superficie del fondo del océano. El alga kelp puede ser encontrada en polvo o en tabletas.

    Comer algas para tratar la anemia
  4. 4

    Encuentra lugares donde comprar algas: muchos supermercados comunes venden el alga nori ya que es el tipo más popular. Puede ser encontrada en los pasillos del supermercado denominados "Comida Étnica" o "Comida Asiática". Las tiendas de comida saludable, como Whole Foods o Wild Oats, también venden algas, generalmente ofreciendo distintas variedades. Las algas también pueden ser adquiridas por Internet, a través de muchos sitios web relacionados con la salud.

  1. 1

    Come nori. Este alga es comúnmente hallada en forma de lámina y utilizada para preparar sushi. Usualmente, pedazos de sushi (pescado crudo), jengibre en escabeche y arroz son ubicados sobre la lámina y enrollados, de manera similar en la que se prepara un burrito, por ejemplo. Luego es cortada horizontalmente en piezas redondas que pueden ser sumergidas en salsa de soja o comidas sin más. Otras comidas pueden ser enrolladas en hojas de nori, sólo debes usar tu imaginación. Además de las láminas, el nori puede ser adquirido en recipientes similares a saleros, de manera que pueda ser esparcido en forma de pequeños copos como condimento sobre distintas comidas, como ensaladas, vegetales cocidos, mariscos, arroz, sopas y salsas.

  2. 2

    Consume espirulina. En forma de polvo, la espirulina puede ser agregada fácilmente cuando hagas batidos (si es que no te importa que tomen un color verde) y en sopas y salsas. Yo prefiero tabletas de 500 mg de la marca Earthrise. Se recomiendan seis tabletas por día y yo las disperso durante el día, por lo general después de las comidas. Por ejemplo, yo tomo dos tabletas después de cada una de mis tres comidas principales.

  3. 3

    Come dulse. Aunque bajas en sodio, las algas dulse tienen un gusto salado natural y tiene mucho sabor, haciendo de ellas un condimento excelente para vegetales, carnes, salsas y sopas. En forma de copos es delicioso para reemplazar a la sal en palomitas de maíz. El dulse puede encontrarse también en forma de polvo, lo que lo hace fácil de esparcir sobre comidas como sopas, salsas, ensaladas o vegetales, o también puedes tomarlo en forma de tableta.

  4. 4

    Disfruta del kelp. Este alga puede ser encontrada en forma de polvo, haciendo de ella un gran sustituto de la sal y fácil de espolvorear en comidas como sopas, salsas, ensaladas y vegetales. También puedes elegir tomarla simplemente en forma de tabletas.

  5. 5

    Diviértete experimentando con algas mientras aumentan tus glóbulos rojos: compra hojas de algas nori, toma una y separa un trozo, desmenúzalo y espolvorea sobre tu ensalada o incluso en un emparedado o una tortilla (¡es delicioso sobre huevos!). Si no estás acostumbrado, incluye las algas en tus comidas gradualmente. Diviértete con las algas. Haz un gran bol de palomitas de maíz y espolvorea sobre ellas un poco de nori o incluso dulse (o ambas). Agrega algas a comidas que comes actualmente; no necesitas aprender a cocinar platos asiáticos para disfrutarlas.

  1. 1

    Añade algas gradualmente a tus alimentos. Compra hojas de algas nori, toma una y separa un trozo, desmenúzalo y espolvorea sobre tu ensalada o incluso en un emparedado o una tortilla. Agrega nori, dulse, kelp o espirulina a tus sopas o salsas para añadir sabor. Agrega un poco cada vez hasta que estés satisfecho con el sabor, como si agregaras una nueva especia. Si no estás acostumbrado, incluye las algas en tus comidas gradualmente. Agrega algas a comidas que comes actualmente; no necesitas aprender a cocinar platos asiáticos para disfrutarlas.

    Comer algas para tratar la anemia
  2. 2

    Utiliza algas en tentempiés. Haz un gran bol de palomitas de maíz y espolvorea sobre ellas un poco de nori o incluso dulse (o ambas). Agrega un poco de polvo de espirulina a tu batido favorito; ésta es otra gran manera de introducir tus algas a tu cuerpo. ¡No vas a sentir el sabor pero notarás el color verde!

  3. 3

    Explora otros tipos de algas mientras tanto. Hay muchos otros tipos de algas con numerosos beneficios para tu cuerpo, incluyendo wakame, kombu, arame, palma marina y agar agar. Los sabores son deliciosos y hay muchas maneras de utilizarlas, tales como espesantes para salsas y sopas, en lugar de carne (como en el caso del kombu) y muchas más. Cuando descubras distintas maneras de disfrutar algas diariamente, ya sea en forma de tabletas como la espirulina y el kelp o de manera que lo puedas espolvorear, vas a experimentar una creciente sensación de bienestar ya que más glóbulos rojos se desarrollarán y llevarán nutrientes y oxígeno a todas las partes de tu cuerpo.

Consejos y advertencias

  • Otro síntoma muy común de la anemia por deficiencia de hierro, además de disfrutar del olor de la gasolina, es tener ansias y mascar hielo. Estos síntomas son signos de advertencia y pistas para que tu médico te haga un examen de sangre.
  • Toma un suplemento de vitamina C todos los días (por lo menos 500 mg) con tu suplemento de hierro y aliméntate con suficientes fuentes de vitamina C. Ésta ayuda al cuerpo a absorber el hierro más efectivamente. El alga nori es una de las que más vitamina C contiene.
  • Las algas pueden contener altos niveles de yodo, que puede tener muchos beneficios para la salud pero puede ser peligroso si tienes problemas de tiroides. Las algas kelp tienen los mayores niveles de yodo. Es muy importante que chequees con tu médico antes de comer algas si tienes o sospechas que puedes tener problemas de tiroides.
  • Las algas no reemplazan a los suplementos de hierro si éstos fueron recetados por tu médico.
  • Los suplementos de hierro deben ser recetados por tu médico después de que tu sangre haya sido examinada por anemia por deficiencia de hierro. Demasiado hierro también puede ser peligroso; lee las advertencias en las etiquetas. Las algas por sí mismas son seguras para que las coma cualquiera, salvo aquellas personas con problemas de tiroides.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles