Cómo comer sano con un presupuesto bajo

Escrito por contributing writer | Traducido por barbara obregon
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo comer sano con un presupuesto bajo
Comer de manera saludable no es tan caro como tú crees. (Comstock/Comstock/Getty Images)

Comer una dieta saludable es la meta de muchas personas. Si tomaste la decisión debido a problemas de salud actuales o por medidas preventivas, un bajo presupuesto no te impedirá alcanzar tu meta. Si bien puede ser difícil comer sano con un presupuesto bajo, los beneficios de una dieta saludable compensan el esfuerzo adicional. Deja de quejarte de tu presupuesto y aprende a incorporar alimentos saludables en tu situación financiera actual.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Determina tu presupuesto. En lugar de quejarte de la falta de dinero, establece la cantidad de dinero que realmente tienes disponible para gastar en alimentos saludables. Haz un presupuesto regularmente dado que otras obligaciones financieras en tu vida pueden fluctuar. Conocer tu línea de base te ayudará a formar expectativas alimenticias realistas.

  2. 2

    Ve en busca de gangas. Los precios varían entre las cadenas de tiendas, así como las mismas tiendas dentro de diferentes barrios. Puedes encontrar que es más beneficioso comparar ciertas variedades o marcas de alimentos a través de varias tiendas para encontrar el mejor valor. Revisa las circulares publicitarias para tomar nota de las próximas ventas. Disfruta de los programas de ahorro de las tiendas incluyendo días de descuento dobles o especiales para madrugadores. Busca en línea para encontrar ofertas y cupones añadidos. Busca ofertas de productos, como la carne y el pan, que están cerca de su fecha de caducidad.

  3. 3

    Planea tus comidas. Los gastos espontáneos pueden ampliar tu cintura, así como tu presupuesto. Determina qué comidas y meriendas vas a comer para ayudarte a ahorrar el dinero que tienes. Escribe tus propuestas de comida para asegurarte que cada grupo de alimentos se represente con precisión. Calcula tus necesidades nutricionales mediante la evaluación de tu estado de salud, edad y nivel general de actividad. Consulta a tu médico o nutricionista para obtener recomendaciones individualizadas.

  4. 4

    Visita tu mercado local de agricultores. Puesto que los productos se cultivan localmente, no tendrás que pagar los costos asociados con el envío o fuera de la temporada de cultivo. Elige entre una amplia variedad de carnes y productos para añadir a tu dieta. Sacrifica un sábado por la mañana para traer alimentos saludables a tu domicilio por un costo mínimo. Haz una lista de los productos y los precios actuales para referencia futura.

  5. 5

    Prepara tus comidas en casa. Aunque la comida hecha en tu restaurante favorito puede ser saludable, incurres en gastos adicionales pagando por la comodidad de no tener que prepararla. Desempolva tus utensilios y toma un libro de cocina para ahorrar dinero. Invierte en ayudas de cocina saludable, tales como libros y videos educativos para reforzar tus habilidades. Experimenta con ingredientes frescos para crear tus propios platos favoritos sanos.

Consejos y advertencias

  • Considera la posibilidad de cultivar un jardín para tener acceso a tus ingredientes favoritos.
  • Evita rechazar las frutas y verduras antes de probarlas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles