Cómo desinfectar un calentador de toallitas

Escrito por tamara runzel | 19/07/2017
Cómo desinfectar un calentador de toallitas
Una toallita cálida sobre la parte inferior de tu bebé puede ayudarla a conservar su sonrisa. (Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

Un calentador de toallitas es un mimo agradable para cualquier bebé. Te permite a ti o a otro cuidador limpiar al bebé durante los cambios de pañales sin que experimente el impacto de una toallita fría en su parte inferior. Sin embargo, al igual que cualquier elemento que tengas en la casa, un calentador de toallitas necesita una limpieza ocasional. Ya sea que esté creciendo moho en el calentador debido a la condensación, se hayan acumulado residuos de las toallitas o tal vez hayas derramado algo en el calentador, es suficiente con limpiarlo.

Desenchufa el calentador de toallitas de la fuente de alimentación. Deja que el calentador se enfríe completamente antes de limpiarlo.

Quita cualquier toallita que quede aún en el calentador. Limpia el exterior de éste con un trapo húmedo.

Abre la tapa del calentador y limpia el interior con un paño húmedo. Higieniza la parte interna del calentador con una toallita desinfectante no abrasiva si crees que es necesaria una mayor desinfección.

Limpia con agua cualquier área donde utilizaste una toallita desinfectante después de la limpieza.

Necesitarás

  • Paño

  • Agua

  • Toallita desinfectante

Consejos

  • Desconecta tu calentador si no vas a utilizarlo durante varios días para evitar que las toallitas se pongan marrones. Los calentadores de toallitas están diseñados para gotear la condensación de nuevo dentro del calentador. Mantén la tapa bien cerrada mientras no lo uses para evitar demasiada acumulación de condensación.

Advertencias

  • Nunca pongas tu calentador de toallitas en agua o cualquier otro líquido. Asegúrate de mantener el calentador fuera del alcance de los niños pequeños.