DESCUBRIR
×

Cómo enseñar sobre la bondad en el preescolar

Actualizado 17 abril, 2017
Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images

La bondad es una virtud que se valora ampliamente en todas las sociedades. A pesar de que los padres deben dar lo mejor de sí para ser ejemplos de bondad en sus casas, existen muchas oportunidades para que los niños también aprendan sobre las conductas bondadosas fuera de la casa. ¿Qué mejor momento para presentarles los conceptos de bondad y generosidad que durante la etapa preescolar? Ese es el momento cuando los niños recién comienzan a aprender que sus actos tienen consecuencias. Puedes diseñar un plan de lección divertido para fomentar la bondad en tus alumnos.

Armado de obras de arte sobre la bondad

Guía a tu clase a aportar ideas sobre la bondad. ¿Qué ejemplos de bondad pueden enumerar? Anota los ejemplos en una tabla que puede ser un pedazo grande de papel o una pizarra blanca, agrupándolos por conceptos similares. Por ejemplo: "Compartir los juguetes" puede ir al lado de "traer dulces para todos mis compañeros".

Divide la clase en grupos pequeños y haz que cada grupo cree un proyecto de arte que ilustre un ejemplo de bondad de la tabla. Anima a los niños a trabajar juntos y demostrar bondad mientras hacen el proyecto. El proyecto puede ser un dibujo, un mosaico o una escultura; esto puede ser a tu criterio y según los materiales que tengas a mano.

Dale un turno a cada grupo para que explique su proyecto de arte, lo que representa y la razón por la cual es un componente importante de la bondad. Pon en exhibición los proyectos de arte, junto con una explicación sobre cada uno, para que toda la clase y todos los padres o visitas los vean.

Dulce bondad

Pídele a cada niño que describa un momento en el que alguien fue bondadoso con él y que exprese sus sentimientos hacia esa persona. Explícales que harán algo dulce para esa persona que fue bondadosa con ellos como forma de agradecimiento.

Dale una galleta dulce a cada niño de la clase. Ayúdalos a decorar las galletas usando glaseado, chispitas de colores y cualquier otro tipo de decoración que hayas elegido. Tal vez sea conveniente tener galletas adicionales a mano en caso de que haya errores "accidentales" con las galletas y alguien se la coma.

Anima a los niños a decorar una bolsita de papel para colocar la galleta usando crayones, autoadhesivos y demás materiales de manualidades mientras las galletas se secan. Coloca cada galleta dentro de su bolsita, dóblala en la parte superior, haz un orificio con la perforadora y ata una cinta a través de él.

Envía a los niños a sus hogares con las galletas listas para que las repartan a sus destinatarios. Anímalos para que le expliquen al destinatario por qué reciben una galleta y que le agradezcan por su comportamiento bondadoso.

Retoma el proyecto al día siguiente. Haz que cada niño cuente la historia sobre cómo le dio la galleta a su destinatario y cómo se sintió al expresar bondad de esta forma. Pregunta: ¿Le gustó la galleta al destinatario? ¿Te sentiste bien al regalarle la galleta?