Cómo evitar que los niños se den por vencidos

Escrito por kathryn hatter | 19/07/2017
Cómo evitar que los niños se den por vencidos
Renunciar puede ser una decisión difícil para los niños. (Ezra Shaw/Digital Vision/Getty Images)

Cuando las cosas son difíciles, es posible que los niños no demuestren la tenacidad que sus padres quisieran. Algunos niños necesitan estímulos extra y apoyo para evitar que se alejen de algún reto y se den por vencidos. Puedes enseñarle a tus hijos una lección valiosa acerca de continuar y comprometerse hasta el final, especialmente si pones el ejemplo.

Espera el periodo inicial donde el niño esté emocionado y feliz acerca de una actividad. Después de algún tiempo, sin embargo, el niño puede perder el interés y la emoción, según el sitio de internet de the Great Schools. Después del periodo de infatuación termina, ayuda a tu hijo animándolo a evitar darse por vencido diciéndole que necesita seguir practicando y mantenerse involucrado en la actividad.

Investiga qué es lo que está motivando a que el niño quiera renunciar, sugiere el especialista en desarrollo de niños y adolescentes Robyn J.A. Silverman. Si la motivación es sólo la pérdida de interés inicial, determina cuál es la causa. Los niños pueden sentir que quieren renunciar a un deporte o clase por varias razones, incluyendo sentirse abrumado, sin retos, por falta de apoyo o incluso por falta de conexión con un maestro o entrenador.

Proporciona apoyo para tu hijo y anímalo a continuar sin darse por vencido. Por ejemplo, si tu hijo se siente abrumado con habilidades escolares necesarias para la actividad, proporciona ayuda extra para ayudarle a tu hijo a ser exitoso. Si tu hijo siente que la actividad es muy fácil, explora opciones para aumentar el nivel de reto para tu hijo. Si has estado animándolo con la actividad, es posible que aumentes tus comentarios entusiastas. Si tu hijo tiene problemas con el maestro o entrenador, es posible que puedas solucionarlo haciendo una cita con el entrenador para discutir el malentendido.

Alienta un periodo durante el cual el niño aceptará continuar con la actividad concentrándose en ser exitoso. El tiempo de este periodo depende de la duración de la actividad y la edad del niño. Generalmente, niños mayores a los nueve años tienen más sentido de actividades que les puedan gustar y deberían ser lo suficientemente grandes para continuar con un periodo de prueba, según el sitio de Internet de the Family Education. Es posible que un niño más pequeño no quiera tener un periodo de prueba.

Espera que tu hijo continúe practicando habilidades, si es necesario. Por ejemplo, si tu hijo está tomando lecciones y se requiere de práctica, supervisa la práctica diaria para asegurarte de que tu hijo desarrolla habilidades y experimente éxito en la actividad.

Consejos

  • Discute el darse por vencido después de tratar de resolver el problema y continuar. Si al final, tu hijo todavía siente que quiere renunciar, probablemente será mejor que lo dejes, aconseja el sitio de internet the Great School. Si el niño está estresado o se siente presionado emocionalmente, no vale la pena forzarlo a que continúe. Asegúrate de que des el ejemplo teniendo una actitud de tenacidad. Si tu hijo te ve renunciar en tus propias actividades, es posible que piense que es aceptable.