Comparación nutricional entre leche materna, leche de cabra y leche de vaca

Escrito por anna chen | Traducido por lorena perez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Comparación nutricional entre leche materna, leche de cabra y leche de vaca
La leche materna tiene superior nutrición en comparación con la leche animal. (mother and baby drinking breast-milk image by hans slegers from Fotolia.com)

La leche materna contiene todos los nutrientes que un bebé necesita para su crecimiento y desarrollo. Los bebés amamantados son menos propensos a sufrir de diarrea, neumonía, infección de oído, meningitis e infección urinaria. Y los riesgos de desarrollar enfermedades crónicas como la obesidad, enfermedades cardiovasculares y alergias en la edad adulta son más bajos en los bebés alimentados con leche materna. También tienden a lograr una mayor inteligencia. Estos beneficios se deben principalmente a la superior nutrición de la leche humana en comparación con la leche animal tal como la leche de vaca o de cabra.

Otras personas están leyendo

Hechos

La leche humana contiene 4,2 por ciento de grasas, lo cual es más alto que en la leche de cabra y de vaca. La mayoría de las grasas en la leche humana, leche de cabra, y leche de vaca se encuentran en forma de triglicéridos, pero difieren en sus composiciones de ácidos grasos. La leche humana tiene una larga cadena de ácidos grasos poliinsaturados tales como ácido docosahexanoico o DHA, y ácido araquidónico o ARA, ambos no se encuentran en la leche de cabra o leche de vaca. El DHA y el ARA son componentes importantes del sistema nervioso y del ojo y están activamente ocupados por estos tejidos.

Carbohidratos

Los carbohidratos en la leche son principalmente lactosa. La concentración de lactosa en la leche humana es mayor que en la leche de vaca o de cabra. Además, la leche humana es la única que contiene oligosacáridos que bloquean la unión de bacterias a la superficie intestinal y reducen el riesgo de infecciones gastrointestinales.

Proteínas

La leche humana contiene mucho menos proteínas que la leche de vaca y la leche de cabra, 0,9 g cada 100 ml. Sin embargo, las proteínas en la leche humana son equilibradas y más fáciles de digerir. Esto cumple con los requerimientos de proteínas del bebé, al tiempo que protege los riñones inmaduros del bebé de una sobrecarga de desechos proteicos.

La leche humana es menos alergénica debida a la falta de beta lactoglobulina, una proteína ofensiva para los bebés que son intolerantes a la leche de vaca. La leche humana, la leche de vaca, y la leche de cabra, todas contienen alfa lactoalbúmina, pero con estructuras ligeramente diferentes. La lactoalbúmina en la leche materna es mejor tolerada. Pero las personas que son alérgicas a la lactoalbúmina en la leche de vaca todavía pueden ser capaces de beber leche de cabra.

La leche materna también contiene enzimas, factores de crecimiento e inmunoglobulinas. Estos son moléculas de proteínas que mejoran la digestión y la absorción de nutrientes como las grasas, estimulan el crecimiento y el desarrollo y luchan contra las infecciones. Además, la descomposición de la proteína caseína de la leche humana en el intestino del bebé produce una sustancia opioide, llamada casomorfina, que puede influir en el estado de ánimo del bebé y en su comportamiento.

Vitaminas y minerales

La leche materna contiene todas las vitaminas y minerales necesarios para el crecimiento del bebé y su desarrollo, con la excepción de la vitamina D. Los bebés necesitan obtener vitamina D por exposición al sol o por suplementos si son exclusivamente amamantados.

En comparación con la leche humana, la leche de vaca y leche de cabra son relativamente bajas en hierro y cobre. Debido a que la síntesis de las células rojas de la sangre dependen de estos dos nutrientes, consumiendo leche de vaca o leche de cabra sin suplementos puede conducir a anemia infantil. Además, la leche de vaca y leche de cabra pueden contener un exceso de calcio y fósforo difícil de manejar por los riñones del bebé.

Variantes

Todas las leches muestran variantes en nutrientes segun la dieta, estación, etapa de lactancia, y el individuo. Por ejemplo, los ácidos grasos y las vitaminas solubles en agua B y C en la leche humana varían con la dieta materna. La suplementación de la madre aumenta los nutrientes de la leche materna. El contenido de vitamina C en la leche humana muestra cambios característicos con las estaciones, se observa el nivel más alto en verano, cuando abundan las frutas ricas en vitamina C. Calcio, grasas y proteínas pueden variar de dos a tres veces entre individuos. Del mismo modo, la leche de vaca y de cabra de leche muestran variaciones según las estaciones y la alimentación de los animales. Tanto la leche de vaca como la leche de cabra tienden a ser más nutritivas en invierno y principios de primavera cuando se produce el calostro que en el verano, cuando la producción de leche ha seguido su curso. Se sabe que la calidad de la alimentación cambia la composición de la grasa, el sabor y la cantidad de la leche producida.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles