Comparaciones de protectores bucales nocturnos

Escrito por contributing writer | Traducido por luis alberto fuentes schwab
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Comparaciones de protectores bucales nocturnos
Dientes y boca. (Teeth and Mouth image by Sujit Mahapatra from Fotolia.com)

Los protectores bucales nocturnos son unos dispositivos que se ponen en la boca durante la noche para mantener los dientes y/o la mandíbula en una posición específica. Estos aparatos son generalmente hechos de materiales flexibles de caucho y sirven una variedad de propósitos. Algunos deben ser prescritos por un dentista u ortodoncista, mientras que otros están disponibles en el mostrador o por Internet.

Otras personas están leyendo

Función

Las dos funciones más comunes de los protectores bucales nocturnos son evitar rechinar la dentadura y los ronquidos. El primero es un problema crónico en el que una persona se ubica en su mandíbula y desplaza sus dientes de ida y vuelta el uno contra el otro mientras duerme. El rechinamiento de estos puede causar dolor en el maxilar mientras se está despierto, y también puede resultar un daño permanente de los mismos. Un protector bucal impide que los dientes se toquen entre sí por lo que es imposible que rechine uno de ellos. El ronquido no es un problema dental, sin embargo, se ha encontrado que los protectores bucales especialmente diseñados pueden prevenir los ronquidos en algunas personas. Esta pieza mantiene a la mandíbula en una posición tal como para mantener la garganta y los conductos nasales más abiertos, permitiendo que el aire fluya más libremente a través de la nariz y la boca.

Tipos

Hay tres tipos básicos de protectores bucales. El primer tipo está destinado principalmente a la prevención de lesiones deportivas. Este puede ser de dos o tres tamaños de boca, pero no hay manera para que sea equipado para que coincida con cualquier patrón de dientes de un individuo. Aunque está pensado para la precaución de los deportistas que dañan su dentadura, algunas personas han tratado de usarlos para evitar rechinar el maxilar, con un éxito muy limitado. La segunda clase de protector se llama el calor y el molde. También se puede comprar sin receta médica, pero este está diseñado para ser calentado en agua hirviendo y después se moldea a los dientes de un individuo. Estos están destinados principalmente para la prevención de rechinamiento de los dientes, aunque hay algunos modelos (normalmente sólo están disponible en el extranjero) diseñados para el ronquido también. Muchas personas encuentran que son algo al menos eficaz. El tercero está disponible sólo con un formulario de prescripción de un odontólogo o un médico, y debe ser hecho a medida para el paciente. Estas unidades son las más eficaces, pero también son bastante caros.

Características

Los protectores bucales por encargo están diseñados para adaptarse perfectamente a la apertura bucal. Estos tipos de protección están perfectamente ajustados para mantener a la mandíbula en la posición deseada. También tienden a ser bastante duraderos y fáciles de limpiar. A menudo también tienen pequeños agujeros en la parte delantera para que sea posible para el paciente poder respirar por la boca. El tipo de molde y el calor de los protectores se hacen para que encajen razonablemente bien, pero no son tan precisos como un dispositivo hecho a medida. Estos también suelen comúnmente gastarse rápidamente y se deben reemplazar cada 3 a 6 meses.

Tamaño

Los protectores bucales de venta libre por lo general vienen en tres tamaños: pequeño, mediano y grande. Por lo tanto, se ajustan bien para algunas personas, pero para otros no pueden, resultando potencialmente en un aumento de las molestias. Sólo las unidades hechas a medida pueden esperar formar un ajuste perfecto, entonces para algunos pacientes está será la única opción práctica.

Consideraciones

Las principales consideraciones son el costo contra eficacia. Para aquellos con problemas relativamente menores, la variedad del calor y el molde puede estar bien. Sin embargo, hay que tener en cuenta que será necesario comprar uno nuevo cada pocos meses, y este costo puede aumentar con el tiempo.

Advertencias

Si tienes un problema crónico, o uno que es serio, doloroso o perturbador, siempre debes consultar a un dentista o a un médico en lugar de tratar de resolver el problema por tu cuenta. Si el costo es un problema, habla con el médico también, y pídele su opinión sobre cualquier remedio sobre el mostrador que tu estés considerando.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles