Complicaciones durante un procedimiento de flebotomía

Escrito por kate bruscke | Traducido por karen angelica malagon espinosa
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Complicaciones durante un procedimiento de flebotomía
Las complicaciones de una venopunción oscilan desde leves hasta muy graves. (syringe image by Chris Bolton from Fotolia.com)

La flebotomía, la práctica de toma de muestras de la sangre del paciente y de otros tejidos corporales para una prueba médica, investigación o banco de sangre, por lo general se realiza con la ayuda de un flebotomista entrenado o de un profesional en laboratorio. Los procedimientos que se practican de forma más común son la venopunción en la que se toma una muestra de sangre desde la vena (principalmente en el brazo) y un procedimiento de punción en el dedo que toma una muestra más pequeña de sangre desde la punta del dedo. Aunque la mayoría de estos procedimientos son simples y sin incidencias, las complicaciones se pueden generar debido a la salud del paciente o porque el flebotomista no siga el procedimiento de forma correcta.

Otras personas están leyendo

Hematoma

Un hematoma es un conjunto de sangre que inunda el tejido alrededor de una vena. Puede confundirse con un moretón o extenderse y con frecuencia es doloroso. Los hematomas por lo general se desarrollan cuando un flebotomista "ignora" una vena, sólo ingresa a ella de forma parcial o pica toda la vena durante una venopunción de rutina. La mayoría de los hematomas no son incómodos; sin embargo, se debe tener especial cuidado con los niños, los ancianos y los pacientes que sufran de desórdenes sanguíneos o que estén tomando anticoagulantes.

Para evitar un hematoma, el flebotomista debe: elegir una superficie de vena para hacer la punción; asegurarse de meter la vena en el ángulo correcto y evitar buscar la vena con la aguja.

El tratamiento de un hematoma incluye levantar el área afectada del paciente a una altura más alta del corazón mientras se aplica hielo y se hace presión suavemente sobre el área.

Aplicación prolongada de torniquete

Un torniquete es una herramienta esencial que ayuda a un flebotomista a ubicar en principio (palpar) y a ingresar en la vena. Sin embargo, éstos deben permanecer en el paciente un tiempo no mayor a dos minutos, de lo contrario, el flebotomista pone en riesgo la integridad de la muestra de sangre (conocida como hemoconcentración) y la salud del paciente. La aplicación prolongada de un torniquete puede llevar al daño irreversible del tejido o del nervio.

Si un flebotomista tiene problemas para encontrar la vena debe deshacer el torniquete y calentar el área con luz cálida o con un calentador manual. El paciente debe cerrar ligeramente su puño; el torniquete se debe deshacer y se debe volver a palpar el área. Si el flebotomista sigue sin encontrar la vena debe quitarlo e intentar con el otro brazo o en otra área.

Si a un paciente se le aplicó un torniquete y se queja de dolor inusual, adormecimiento u hormigueo, se debe contactar con un supervisor y con el personal médico de forma inmediata.

Hemólisis

La hemólisis es una complicación que más bien ocurre en la muestra de sangre y no en el paciente. Cuando esta muestra se reúne de forma incorrecta o se manipula de forma ruda los glóbulos rojos pueden generar "lisis", una complicación en la que las células se separan. La hemólisis puede afectar o incluso mostrar resultados negativos en muchas de las muestras.

Los flebotomistas deben manipular con cuidado la sangre recolectada en los tubos. Si estos contienen un aditivo y se tienen que mezclar el flebotomista debe invertir suavemente los tubos en lugar de agitarlos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles