Complicaciones en la ecografía de 20 semanas

Escrito por sharon perkins | Traducido por lucia ayala
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Complicaciones en la ecografía de 20 semanas
Una ecografía fetal a las 20 semanas puede detectar varias complicaciones del embarazo. (control panel of ultrasound scanner image by starush from Fotolia.com)

Muchos médicos recomiendan hacer una ecografía alrededor de las 20 semanas de embarazo para buscar posibles problemas físicos del bebé, la placenta o el fluido dentro del útero. Aunque puedes rehusar esta radiografía, la mayoría de los padres están ansiosos por ver a su bebé en la pantalla y ver si hay problemas. Muchas complicaciones fetales, aunque no todas, pueden verse en la ecografía de las 20 semanas, de acuerdo a BabyCentre.co.uk.

Otras personas están leyendo

Anomalías físicas

De la cabeza hacia abajo, el técnico ecógrafo revisa cada parte del bebé buscando un problema. Las complicaciones que se pueden encontrar incluyen anencefalia, una porción faltante del cerebro, labio leporino u otras anomalías faciales, deformidades de las extremidades, anomalías cardíacas y deformidades de la columna. El estómago, intestino y riñones son observados por malformaciones, según BabyCentre.co.uk. En este momento, la mayoría de los bebés pueden ser identificados como niña o varón, a no ser que no abran las piernas o estén girados de forma que no puedan verse sus órganos reproductivos.

Crecimiento fetal

Para asegurarse de que el bebé esté creciendo en forma apropiada, algunos huesos son medidos para evaluar el crecimiento fetal. La circunferencia y diámetro de la cabeza, además de la circunferencia abdominal y el largo del hueso más largo en el cuerpo, el fémur, son medidos y comparados a las planillas de crecimiento estandarizadas, según BabyCentre.co.uk.

Ambiente uterino

Se revisa la ubicación de la placenta; a la mitad del embarazo, la placenta aún se encuentra muchas veces en la parte inferior de la pared uterina. Si la placenta parece estar más abajo de lo normal, se hace un examen de seguimiento para asegurarse que la placenta suba por el útero y salga de la apertura, el cuello uterino, al crecer el útero. Una placenta baja, o placenta previa, que cubre el cuello del útero, puede causar un sangrado severo posteriormente en el embarazo y puede requerir una cesárea.

El fluido amniótico alrededor del bebé también es medido; demasiado líquido, llamado polihidramnios, o muy poco líquido, llamado oligohidramios, puede indicar un problema con los riñones o intestinos del feto, según Ob-Ultrasound.net. El largo del cuello del útero también puede ser medido, especialmente si hay una historia previa de partos prematuros.

Marcadores suaves

Ciertos signos físicos en el bebé son considerados marcadores suaves, o indicadores de que el bebé podría tener una anomalía cromosómica como síndrome de Down. Estas anomalías muchas veces pueden ser vistas en la ecografía, y ayudan a evaluar el riesgo de una anomalía cromosómica. Sin embargo, no son un diagnóstico, y en muchos casos se encuentran en fetos normales también, según reportes de EarlyRiskAssessment.com. Algunos de los marcadores suaves del Síndrome de Down incluyen grosor del pliegue de la piel del cuello de más de 6 milímetros, deficiencias cardíacas, fémur y brazos cortos, anomalías intestinales y la presencia de quistes de plexo coroideo, un quiste que se forma en el área del cerebro, el plexo coroideo, que hace que un fluido envuelva la columna vertebral y el cerebro, de acuerdo a Ob-Ultrasound.net.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles