Complicaciones tras una hemorroidectomía

Escrito por r. y. langham, ph.d. | Traducido por paulina illanes amenábar
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Complicaciones tras una hemorroidectomía
El dolor intenso es una complicación común tras una hemorroidectomía. (krankenhaus image by Dron from Fotolia.com)

Las hemorroides se producen cuando las venas alrededor del ano o el recto bajo se inflaman y se hinchan. Se pueden ubicar interna o externamente alrededor del recto y generalmente son causadas por el esfuerzo durante la defecación, el embarazo, el envejecimiento, estreñimiento crónico, diarrea o el coito anal. Una hemorroidectomía o cirugía de hemorroides es necesaria cuando las venas alrededor del ano se hinchan tanto que corren el riesgo de ruptura. Durante una hemorroidectomía, las hemorroides se extirpan mediante una grapadora especial y luego se unen para permitir la cicatrización.

Otras personas están leyendo

Dolor intenso

Una vez que el efecto de la anestesia pasa, los pacientes pueden experimentar dolor alrededor del sitio quirúrgico a medida que el ano se contrae y libera varias veces. El dolor se trata con medicamentos que se componen de analgésicos opiáceos, como la morfina, que generalmente se administra por vía epidural, inyección intravenosa o una bomba interna dentro de la piel. Se cree que la inyección del analgésico en los músculos del esfínter anal durante la cirugía puede reducir significativamente el dolor postoperatorio.

Sangrado

Una complicación tras la hemorroidectomía es la hemorragia. Las hemorragias anales pueden ocurrir cuando la sangre se acumula en el sitio quirúrgico. El sangrado puede ser causado por pequeños cortes de tensión, infección, mala sutura durante la cirugía o por un vaso sanguíneo roto en el ano. Aproximadamente de 1 a 2 por ciento de las personas que se someten a una hemorroidectomía experimentan una hemorragia retrasada cuando las venas y las arterias en la zona anal se llenan de sangre y se rompen, de acuerdo con Hemorroid.net. Las personas con hemorragia tardía pueden empezar a sangrar dentro de los siete a 16 días después de la hemorroidectomía. El tratamiento suele requerir hospitalización, uno o varios puntos de sutura y en algunos casos severos una transfusión de sangre.

Hinchazón y dificultad al orinar

Algunas personas pueden experimentar inflamación cerca del sitio quirúrgico que hace que sea difícil orinar. Una complicación puede ocurrir cuando una persona experimenta el dolor y exceso de líquido alrededor de la herida quirúrgica después de una hemorroidectomía. Aproximadamente el 20 por ciento de la gente experimenta la incapacidad de orinar tras una cirugía de hemorroides, de acuerdo con HemorrhoidsinPlainEnglish.com. La retención urinaria suele desaparecer por sí sola en unos pocos días, pero en algunos casos graves se requiere de hospitalización prolongada y un catéter o sonda de drenaje pueden ser insertados para vaciar la vejiga.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles