Complicaciones de la terapia intravenosa

Escrito por rachel nall | Traducido por nicolás arellano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Complicaciones de la terapia intravenosa
Es especialmente importante que un equipo médico calificado sea el encargado de realizar las incisiones correspondientes. (Nurse with IV fluid image by Allen Penton from Fotolia.com)

Cuando los pacientes hospitalizados no pueden ingerir ciertos medicamentos o necesitan de líquido para rehidratar su cuerpo, quizá se necesite llevar a cabo una terapia intravenosa. A través de esta técnica, puedes proporcionarle al cuerpo soluciones de electrolitos, transfusiones de sangre o puedes administrar otro tipo de remedios directamente en las venas y así contribuir a que la curación sea más efectiva. Aunque la terapia intravenosa se utiliza mucho en los pacientes en los hospitales y se puede introducir en una zona que sea bastante cómoda, como una mano, un brazo o una pierna, este tipo de práctica conlleva sus riesgos; entre ellos, infecciones o reacciones adversas a las drogas que están siendo suministradas.

Otras personas están leyendo

Flebitis

La flebitis se desarrolla cuando un vaso sanguíneo se inflama después de introducir un catéter. Aunque no queda ninguna aguja dentro del cuerpo, el orificio de entrada puede ponerse rojo, inflamarse o tomar temperatura. Estos síntomas son más frecuentes cuando se los acompaña con la ingesta de medicamentos que son altos en ácidos o contienen soluciones alcalinas. No obstante la flebitis normalmente desaparece después de unos días. Para reducir los efectos no deseados, puedes cambiar el lugar donde se administra el tratamiento intravenoso o puedes utilizar una aguja pequeña para poder llegar a la vena.

Tromboflebitis

La tromboflebitis es similar a la inflamación que viene con la flebitis, aunque un síntoma más se agrega: la coagulación. Como el tratamiento intravenoso en general se aplica en las venas más pequeñas, el riesgo de que se desarrollen coágulos de sangre mortales es muy bajo. Si el coágulo se puede observar dentro de las venas, ingiere medicamentos antiinflamatorios como el ibuprofeno o el acetaminofeno. Si el enrojecimiento o el coágulo empeoran, considera tomar otros tratamientos.

Infiltración

Cuando el fluido del tratamiento intravenoso se sale y se deposita sobre los tejidos conjuntivos, a esto se lo llama infiltración. Principalmente se produce después de un cateterismo mal llevado a cabo o cuando el catéter se mueve. Entre los síntomas típicos están la hinchazón, el dolor o la picazón, el ardor, una piel fría al tacto y la decoloración. Si llega a suceder, cancela el tratamiento intravenoso y alza cualquiera sea la extremidad del catéter para aliviar el dolor del paciente.

Hematoma

Si el tratamiento intravenoso perfora una vena, quizá se provoque una hemorragia interna, que conduce a un hematoma. Los hematomas en general se producen cuando el catéter se inserta o se retira. Tienen el aspecto de un golpe o de un chichón y se generan en el mismo lugar donde se ha elegido aplicar el tratamiento. Según Netwellness.org, deberían irse solos después de unas horas, aunque puede llegar a extenderse hasta un día el período de curación.

Daño nervioso

Cuando el catéter del tratamiento intravenoso se introduce en el cuerpo, está dentro de las posibilidades el hecho de perforar o penetrar un nervio. Si esto sucede, verás como un dolor muy agudo se propaga inmediatamente por todo el brazo al mismo tiempo que la fuerza de la mano y del brazo en el que el catéter está puesto disminuirá. De acuerdo con Netwellness.org, el dolor normalmente no dura más de un mes.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles