El comportamiento violento y el trastorno bipolar

Escrito por john hewitt | Traducido por valeria d'ambrosio
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
El comportamiento violento y el trastorno bipolar
El trastorno bipolar y la violencia no están directamente relacionados. (Misunderstanding image by George Wada from Fotolia.com)

La mayoría de las personas que padece el trastorno bipolar nunca incurrirá en actos de violencia. Pese a ello, existe una correlación positiva entre el trastorno bipolar y la violencia, pero esto no significa que el trastorno en sí mismo sea el causante de las actividades violentas llevadas a cabo por quienes padecen la enfermedad.

Otras personas están leyendo

Identificación

El trastorno bipolar es una alteración del estado de ánimo que se caracteriza por cambios frecuentes en el humor que varían de la manía (exaltación) a la depresión. La frecuencia y la intensidad de estos ciclos dependen de la persona en cuestión. Este trastorno suele carecer de diagnóstico durante años. Los trastornos bipolares se clasifican en bipolar I, bipolar II y ciclotimia . El primero se caracteriza por cambios bruscos en el estado de ánimo, el segundo por la carencia de episodios maníacos descomunales y el tercero por cambios leves en el humor con el paso del tiempo. Una persona que padece esta enfermedad puede atravesar estas tres categorías a lo largo de su vida.

Efectos

Según una entrevista con el Dr. Igor Galnyker del Centro Médico Beth Israel publicada en ABC News, el trastorno bipolar se relaciona con un aumento en las tendencias a la agresividad. Cuando un individuo bipolar atraviesa un episodio maníaco, es más propenso a la agresividad y la violencia hacia otras personas, en particular, si está bajo la influencia de drogas o alcohol y no toma los medicamentos que le han sido recetados para tratar esta enfermedad. Si se encuentra en un estado depresivo, aumenta la tendencia al suicidio.

Prevención

La mejor manera de tratar el trastorno bipolar es mediante una combinación de medicamentos y psicoterapia. Comúnmente se recetan estabilizadores del humor para tratar este trastorno, pero en algunos casos se recomiendan antipsicóticos, antidepresivos y otros medicamentos para aliviar los efectos secundarios. Una vez comenzado el tratamiento, el organismo necesita varias semanas para adaptarse a estos fármacos y que empiecen a surtir efecto. La hospitalización puede o no ser necesaria según la gravedad de los cambios en el estado de ánimo, pero si el paciente se vuelve violento, es posible que se vea involuntariamente involucrado en violaciones a leyes estatales relevantes y se habrá demostrado que es un claro peligro para sí mismo y los demás.

Consideraciones

Las personas que padecen este trastorno y son propensas a la violencia son más difíciles de tratar de manera efectiva. Muchos hospitales psiquiátricos no admitirán a pacientes violentos, lo que probablemente limitará las opciones de tratamiento. Si bien el tratamiento puede disminuir la agresión no evitará la violencia, ya que el trastorno bipolar no es una causa directa del comportamiento violento. Pese a ello, los estabilizadores del humor pueden ayudar a mantener un comportamiento estable.

Potencial

La psicoterapia habitual y la medicación pueden no ser suficientes para prevenir los comportamientos violentos recurrentes en personas que padecen el trastorno bipolar. Las terapias dirigidas como el control de la ira y otros tratamientos similares tienen más probabilidades de éxito. Respetar el tratamiento al pie de la letra durante un período de tiempo prolongado es la mejor manera de controlar los síntomas asociados con el trastorno bipolar.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles