Cómo hacer una compresa caliente en casa

Escrito por marie mulrooney | Traducido por maria gloria garcia menendez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer una compresa caliente en casa
Hacer una compresa caliente en casa. (PhotoObjects.net/PhotoObjects.net/Getty Images)

Las compresas calientes se utilizan para administrar medicinas de hierbas, como cebollas o aceite de ricino, o para calmar el dolor muscular y las articulaciones, dolor de muelas o forúnculos. El término de compresa caliente es en realidad algo incorrecto. El término de compresa templada, que es intercambiable con el de compresa caliente, es más exacto. Hacer una compresa caliente sigue el mismo proceso que la creación de una compresa fría o fresca, sólo difiere en la temperatura del agua.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un cuenco ancho
  • Algodón o un trapo de franela
  • Film de plástico
  • Una venda

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Vierte el agua tan caliente mientras permaneces de pie tocando un recipiente ancho. El agua puede venir directamente del grifo o, si eres un purista, puedes elegir calentar el agua destilada en una olla o caldera.

  2. 2

    Dobla un paño de algodón o franela a la mitad varias veces, hasta que se forme un cuadrado de al menos dos o tres capas de espesor.

  3. 3

    Coloca la tela doblada en el agua tibia y déjela allí hasta que esté empapada, esto sólo tarda unos segundos si la sumerjas. Asegúrate de que el recipiente no esté tan lleno como para que se desborde.

  4. 4

    Saca la tela del agua, escúrrala hasta que esté sólo húmeda, no empapada ni goteando y, a continuación, colócala sobre la zona afectada.

  5. 5

    Coloca un cuadrado de plástico sobre la compresa. La pieza de plástico debe ser lo suficientemente grande como para superponerse sobre el paño en todos los lados, sellándola y con su calor contra tu piel.

  6. 6

    Envuelve suavemente la compresa con un vendaje para ayudar a mantenerla en su lugar. No aprietes el vendaje más de lo necesario ya que el objetivo de una compresa caliente es aumentar la circulación, no reducirla.

Consejos y advertencias

  • Cuanto más suave, gruesa y absorbente sea la tela que utilices para hacer tu compresa caliente, más eficaz será.
  • Asegúrate de no hervir el agua si la calientas en la estufa. Si está demasiado caliente al tacto durante más de un instante, te quemará.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles