Cómo hacer una compresa tibia para el ojo

Escrito por rose kivi | Traducido por laura guilleron
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer una compresa tibia para el ojo
Alivia los ojos con una compresa tibia. (eyes image by EvilGirl from Fotolia.com)

Las compresas tibias son útiles para aliviar de forma temporal el malestar causado por la resequedad, la irritación y el enrojecimiento en la zona del ojo. Algunos de los motivos del malestar son las infecciones bacterianas, las infecciones virales, la sinusitis, la conjuntivitis, la dermatitis, la rosácea, los orzuelos, la blefaritis y las alergias. Consulta a tu médico si experimentas alguno de estos males, sobre todo si tienes inflamación, dolor o alteraciones de la visión, que pueden ser indicadores de una condición más seria en el ojo. Quizás tu médico te recomiende utilizar compresas tibias para el ojo, además de medicamentos y otros tratamientos.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Recipiente de tamaño mediano
  • Toallita para asearse

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Lávate las manos con agua y jabón para no transferir bacterias a la compresa.

  2. 2

    Dobla una toalla limpia para asearte en tres partes y a lo largo.

  3. 3

    Llena un recipiente de tamaño mediano con agua tibia del grifo.

  4. 4

    Sumerge la toallita doblada en el agua tibia para humedecerla.

  5. 5

    Inclínate sobre un lavabo. Saca la toalla doblada del recipiente con agua. Sin escurrirla, presiónala con delicadeza sobre tus ojos cerrados. Sumerge nuevamente la toallita en el recipiente de agua tibia aproximadamente cada 10 segundos para mantenerla caliente. Vuelve a aplicarte la compresa tibia en los ojos unas 20 veces o durante cinco minutos.

Consejos y advertencias

  • Si prefieres recostarte mientras usas las compresas tibias, escurre suavemente la toalla para quitarle el exceso de agua antes de colocártela sobre los ojos cerrados. Lleva el recipiente de agua para que puedas remojar la compresa cada tanto y mantenerla tibia mientras estás acostado.
  • El mejor momento para ponerte las compresas tibias en los ojos es apenas te despiertas a la mañana y justo antes de irte a dormir, y 30 minutos antes de aplicarte el medicamento para los ojos, según el Rand Eye Institute.
  • Lava la compresa luego de usarla para evitar que se esparzan los gérmenes. Eso es particularmente importante si tienes una condición contagiosa en el ojo, como la conjuntivitis, más comúnmente llamada "ojo rojo".

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles