DESCUBRIR
×

Cómo congelar las castañas para eliminar los gorgojos

Actualizado 21 febrero, 2017

Los gorgojos de la castaña empiezan a poner huevos antes de que el fruto esté completamente maduro. Una vez que se cae al suelo la castaña, los adultos del gorgojo taladran a través de la cáscara y salen de la nuez, pero dejan los huevos detrás. Congelar tus castañas cosechadas a la temperatura correcta y durante el lapso adecuado de tiempo destruye los huevos del picudo. Antes de congelar las castañas, sécalas en un área caliente o en el horno para prolongar el tiempo de almacenamiento.

Instrucciones

Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images
  1. Enjuaga las castañas en agua corriente fría y sécalas con toallas de papel.

  2. Posiciona cada castaña con la parte chata hacia abajo. Usa un cuchillo afilado para hacer un corte superficial en la cáscara exterior abarcando el largo del fruto.

  3. Esparce los frutos en una sola capa en una criba grande y plana y colócalos en una zona con una temperatura promedio de entre 95 a 105° F (35 a 40° C). Si no tienes una zona lo suficientemente caliente para secar las castañas, sécalas en un horno.

  4. Esparce las castañas en una sola capa en una asadera para secarlas en el horno. Precalienta el horno a 400° F (204° C) y calienta los frutos secos durante unos 20 a 25 minutos. Este método, al igual que el congelamiento, también mata los gorgojos.

  5. Coloca las castañas secas y enfriadas en una bolsa de plástico. Sella la bolsa y ponla en el congelador. Guarda los frutos a 0° F (-17° C) hasta por dos años. Guardar las castañas en ese frío durante cuatro días consecutivos también matará a los gorgojos.

Consejos

  • Cuando están completamente secas, las castañas deben estar muy duras.
  • Si deseas almacenar tus castañas en el congelador por no más de tres meses, no es necesario que las seques. Colócalas en una bolsa de plástico y congélalas a 0° F (-17° C) durante al menos cuatro días para matar a los gorgojos.

Advertencias

  • Las castañas almacenadas a temperatura ambiente se vuelven rancias y mohosas en un plazo de dos semanas.

Necesitarás

  • Toallas de papel
  • Cuchillo
  • Criba
  • Asadera
  • Bolsa de plástico