Cómo congelar duraznos frescos en bolsas

Escrito por kathryn hatter | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo congelar duraznos frescos en bolsas
(peaches image by cherie from Fotolia.com)

Si escoges duraznos frescos directamente de los árboles en tu jardín o los escoges en la sección de productos, prepáralos para comerlos fuera de estación, congelándolos. Congela duraznos frescos en bolsas para un delicioso placer cuando el clima se vuelva frío. El proceso de congelación de los duraznos es básico y puedes decidir si deseas congelarlos en una solución azucarada o en el simple jugo de fruta.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • 2 tazas de azúcar granulada
  • Una cacerola de 2 cuartos de galón
  • Una cuchara larga
  • Duraznos frescos (5 duraznos frescos hacen 1 cuarto)
  • Un colador
  • Una olla grande
  • Un tazón grande
  • Una tabla para cortar
  • Un cuchillo multiuso
  • 1/4 taza de jugo de limón
  • Bolsas con cierre para congelador (tamaño cuarto)
  • Un marcador permanente

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Primero prepara la solución azucarada, si deseas preservar los duraznos de esta forma. LLena una cacerola con 6 tazas de agua fría y colócala sobre la estufa. Enciende el fuego a medio alto y agrega lentamente el azúcar granulado al agua caliente. Revuelve constantemente para disolver el azúcar. Retira el agua azucarada del fuego cuando burbujee y el azúcar se disuelva completamente. Enfríala a temperatura ambiente antes de agregarle los duraznos. Alternativamente, puedes utilizar simplemente el jugo de fruta para envasar los duraznos frescos, si no quieres usar azúcar.

  2. 2

    Coloca los duraznos frescos en un colador y lávalos bajo el chorro de agua fría.

  3. 3

    Llena una olla grande con agua y ponla a hervir. Llena un tazón grande con cubos de hielo y déjalos a un lado momentáneamente.

  4. 4

    Agrega cinco duraznos frescos al agua, una vez que hierva, y déjalos por 45 segundos. Retira los duraznos y colócalos sobre los cubos de hielo inmediatamente. Déjalos por dos minutos.

  5. 5

    Retira los duraznos del hielo y pélalos cuidadosamente. Descarta la piel y colócalos sobre una tabla para cortar. Córtalos al medio, retira los huesos y luego rebana los melocotones en trozos.

  6. 6

    Coloca los trozos de duraznos en un tazón grande. Cuando esté lleno, vierte jugo de limón sobre ellos para que no se oxiden. Revuélvelos para asegurarte de que el jugo de limón los cubra bien.

  7. 7

    Llena una bolsa para congelador, hasta la mitad o hasta tres cuartos, de trozos de duraznos. Agrega una taza de solución azucarada o jugo de fruta a la bolsa. Séllala cuidadosamente para eliminar todo el aire posible. Escribe el contenido y la fecha sobre la bolsa y colócala en el congelador.

Consejos y advertencias

  • La receta se elabora con 7 tazas de solución azucarada, y necesitas una taza por cada cuarto de duraznos. Ajusta la receta para hacer más o menos solución, si es necesario.
  • Descongela los duraznos retirándolos del congelador y colocándolos en el refrigerador por lo menos ocho horas.
  • Los duraznos pueden estar congelados por un año.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles