DESCUBRIR
×

Cómo congelar eneldo para preservarlo

Actualizado 21 febrero, 2017

Si bien las hierbas frescas pueden ser la mejor elección, no siempre son una opción práctica, especialmente si tienes una abundancia de hierbas. Almacenar eneldo congelándolo puede ayudarte a preservarlo y utilizarlo más adelante. De acuerdo a Joanne Austin de la Universidad Estatal de Washington, congelar hierbas ayuda a mejorar su sabor. Cuando secas el eneldo, hazlo luego de comprarlo o cosecharlo para conservar su sabor.

Instrucciones

Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

    Secado

  1. Une un poco de eneldo fresco y limpio, de forma suelta. Mantenlo unido atándolo por los tallos con un poco de cuerda o hilo de cocina.

  2. Cuélgalo desde la cuerda boca abajo, así como lo harías con flores que deseas secar. Cuélgalo desde ganchos de techo. Coloca el eneldo en un lugar oscuro y cálido, donde el aire circule.

  3. Revisa el eneldo cada tantos días para hasta que esté completamente seco.

  4. Seca el eneldo esparciéndolo sobre una plancha para el horno. Colócala en el horno a aproximadamente 110º F (43,3º C) con la puerta del horno abierta. Observa al eneldo hasta que se haya secado. Remuévelo inmediatamente para prevenir que se queme.

    Congelarlo

  1. Coloca toda la pieza de eneldo en una bolsa con cierre hermético en un contenedor hermético. Utiliza el eneldo como lo hubieras hecho mientras estaba fresco, y utilízalo a medida que lo necesites.

  2. Retira las hojas del eneldo del tallo. Lávalas y sécalas meticulosamente antes de colocarlas en el congelador.

  3. Pica el eneldo antes de colocarlo en el congelador para ahorrarte tiempo alcocinar. Haciendo esto serás capaz de tomar el eneldo del congelador y arrojarlo directamente en el platillo.

Necesitarás

  • Hilo de cocina
  • Cuerda
  • Gancho de techo
  • Plancha para el horno
  • Bolsa con cierre hermético
  • Contenedor hermético
  • Tijera
  • Cuchillo