DESCUBRIR
×

Cómo congelar espárragos

Actualizado 21 febrero, 2017

Una buena manera de preservar los espárragos para comerlos más tarde es congelarlos. Al hacerlo, puedes comerlo en cualquier momento del año, no sólo durante la primavera.

Instrucciones

Creatas/Creatas/Getty Images
  1. Recoge los espárragos muy temprano a la mañana. Mientras más frescos estén, mejores serán para congelarlos. Los espárragos deberían ser de 6 a 8 pulgadas (15,20 a 20,30 centímetros) de alto y más gruesos que un lápiz.

  2. Llena una gran olla con agua. Comienza a calentarla para que hierva.

  3. Corta los extremos finales de los espárragos, ya que son duros y no se comen. Puedes usar un cuchillo para recortarlos, o sostener cada tallo y doblarlo hasta que se quiebre al punto de fragilidad. Guarda el extremo superior y tira el inferior.

  4. Lava los espárragos. Frótalos suavemente con un cepillo vegetal para deshacerte de toda la tierra y la grava. Corta los tallos en pedazos del tamaño de un bocado. También puedes dejar los tallos enteros, dependiendo de cómo te gusten.

  5. Sumerge los espárragos en el agua hirviendo. Hierve de una libra (0,45 kilogramos) a la vez. Déjalos en el agua de 2 a 4 minutos.

  6. Escurre los espárragos hervidos. Enfríalos en agua helada para detener su cocción.

  7. Coloca los espárragos hervidos en bolsas para congelador. Presiona el aire de la bolsa y séllala. Guárdalas en el congelador hasta que estés listo para usarlas.

Necesitarás

  • Espárragos
  • Una olla para cocinar
  • Bolsas para congelador