Cómo congelar un jarro para cerveza

Escrito por ehow contributor | Traducido por martin luizaga
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo congelar un jarro para cerveza
(beer in beer-mug image by Witold Krasowski from Fotolia.com)

En un abrasador día de verano, no hay nada más acogedor que una cerveza fría en un jarro congelado. Esto muy simple de hacer en casa, así que sigue estos pasos para tener un buen número de jarros congelados a mano. Tu sed te lo agradecerá.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Comienza con un jarro limpio, vaso de cerveza, pinta o jarra, dependiendo del tipo de cerveza que te guste. Si está recién sacado del lavaplatos, espera a que se enfríe antes de congelarlo.

  2. 2

    Sumerge o enjuaga tu vaso en agua limpia y fría, pero no lo seques. La humedad residual le dará al proceso de congelamiento un buen comienzo.

  3. 3

    Coloca el jarro en el congelador. Elige la sección más fría y permite que llegue aire circulante a su alrededor. Déjalo en el congelador entre 30 minutos y una hora, hasta que una firme capa de agua congelada se acumule en su superficie.

  4. 4

    Congela el jarro rápidamente al llenarlo con una mezcla de agua y cubos de hielo. Revuelve el agua congelada rápidamente hasta que la condensación del jarro se congela en una fina capa de hielo.

  5. 5

    Considera la idea de invertir en un congelador de vasos de bar profesional, como los fabricados por Beverage-Air o FrostWorx, si a menudo necesitas u gran número de jarros congelados, o en el caso de que no quieras gastar tiempo ni espacio en el congelador. Estas máquinas llevan a los jarros y vasos a temperaturas bajo cero en segundos, dándoles una fina capa de escarcha en cualquier momento que desees.

Consejos y advertencias

  • Los mejores jarros congelados están hechos de metal, ya que el agua se aferra mejor a esta superficie. Es por eso que los jarros y jarras anchas de cerveza se fabrican de estaño o plata.
  • Siempre comienza con congelador limpio y sin olores, o ten un congelador pequeño solamente para congelar los vasos. El vapor del agua absorbe los olores y no querrás transferir las esencias de cebollas rebanadas, o lo que sea que haya en ese contenedor plástico anónimo, a tu jarro.
  • No sirvas cerveza en un vaso congelado a un purista de cerveza. A los bebedores expertos no les gusta que el congelamiento les diluya el sabor.
  • Evita servir cervezas oscuras y pesadas como las stout en jarros congelados, ya que éstas deben estar ligeramente más cálidas para expandir completamente su sabor. Por la misma razón, muchos bebedores británicos prefieren todas las cervezas servidas a una temperatura de bodega o ambiente; así que no desperdicies un jarro congelado en ellos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles