Cómo congelar pasta casera

Escrito por morgan o'connor | Traducido por marcela carniglia
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo congelar pasta casera
Separa la masa de pasta en porciones y congela algunas. (Cutting yeast dough for rolls image by Elzbieta Sekowska from Fotolia.com)

Las pastas caseras pueden ser un problema. Si te gusta comerlas, pero no tienes tiempo para hacerlas regularmente, haz un mayor lote de lo habitual y congela algunas para más adelante. Puedes mantener las pastas caseras congeladas por un máximo de tres meses. En general, se obtienen mejores resultados congelando sólo la masa cruda. Cuando estés listo para usarla, retira la masa del congelador y descongélala, luego estírala y córtala en las formas que desees.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Envoltorio para congelador o bolsas para congelador de plástico herméticas

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Haz tu pasta exactamente como dicta la receta. No necesitas modificar la misma cuando preparas pasta para congelar. Detente antes de estirar la masa o darle forma.

  2. 2

    Divide la masa en las cantidades que generalmente utilizas de una vez. Si normalmente haces pasta sólo para ti o como un ingrediente para la sopa, por ejemplo, puedes dividir la masa en porciones significativamente más pequeñas que si generalmente utilizas pasta casera para alimentar a una familia numerosa en una cena.

  3. 3

    Envuelve cada trozo individual de masa en un envoltorio para congelador. Usa una capa completa de envoltorio, no dejes espacios donde el aire pueda acceder a la masa. Como alternativa, puedes poner los trozos de masa en bolsas de plástico herméticas para congelador.

  4. 4

    Coloca los trozos de masa envasada individualmente en el congelador. Puedes almacenar la masa de pasta congelada durante un período de dos a tres meses. Retírala del congelador, varias horas antes de que la utilices para que se descongele, luego estírala y dale la forma o córtala como indica la receta.

Consejos y advertencias

  • Puedes congelar pasta cruda cortada o con forma también. Espolvorea una placa de horno con una fina capa de harina y, luego dispón la pasta (como ravioles rellenos o fideos rebanados) sobre la placa para horno enharinada en una sola capa. Espolvorea un poco más de harina sobre la pasta y, luego coloca la placa para horno en el congelador. Cuando la pasta esté sólida y congelada, transfiérela en un recipiente hermético y congélala hasta por tres meses.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles