Cómo congelar verduras frescas

Escrito por jennifer ratliff | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo congelar verduras frescas
(http://www.flickr.com/photos/galant/842753728/)

Con el precio de los productos frescos aumentando y los estudios contínuos sobre los peligros de los pesticidas, la fórmula de crecimiento y las enfermedades producidas por las comidas, cultivar tus propias verduras es una alternativa que vale la pena y que te permite no comprar en las tiendas. Existen grandes probabilidades de que termines cosechando mucho más de lo que puedas comer de una vez. No hay problema. Luego de leer este artículo, sabrás como congelar las verduras frescas para conservar y sabor; así podrás disfrutarlas en cualquier mes del año.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Tus verduras de huerta preferidas
  • Espacio en el congelador
  • Un gran recipiente de agua hirviendo
  • Un recipiente grande de agua helada
  • Bolsas para congelar de varios tamaños
  • Un cronómetro o reloj

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Elige tus verduras de huerta favoritas, teniendo en cuenta que algunas se pueden congelar muy bien y otras no. Las verduras de agua, como los pepinos, las papas y el apio, se ponen blandos cuando los congelas y es mejor enlatarlos. Las arvejas, los porotos y el choclo, por otro lado, son buenos canditatos para congelar, ya que retienen la forma y la textura aun después de haber sido congelados y descongelados.

  2. 2

    Coloca una gran cacerola de agua a hervir. En realidad deberías usar un galón por cada libra de verdura que planeas congelar. Mientras el agua hierve, llena un recipiente grande con agua fría. Cuanto más fría mejor, así que agrégale hielo si lo tienes.

  3. 3

    Lava las verduras en agua fría. Esto removerá cualquier suciedad superficial, además de los bichos que puedan tener. Prepara las verduras para cocinar de acuerdo a su necesidad. Quítales las hojas a los choclos y remueve lo más que puedas de la barba interior. Saca las arvejas de sus vainas y remueve los hilos de las arvejas verdes. Corta las verduras en piezas pequeñas si quieres.

  4. 4

    Escalda las verduras. Este proceso te ayuda a mantener los sabores naturales de las verduras mientras detiene a las encimas para que no actúen sobre ellas. Cuidadosamente coloca las verduras que has preparado en agua hirviendo. Deja que el agua vuelva a hervir y mira el cronómetro. Depende de la verdura el tiempo que deba hervir. El tiempo habitual para escaldarlas es de 3 minutos para las arvejas verdes, el brócoli, el perejil y pimientos dulces, 2 minutos para zanahoria cortada en dados, 7 minutos para choclos pequeños y de 9 a 11 minutos para los más grandes.

  5. 5

    Saca las verduras del agua hirviendo una vez que el cronómetro te avise e inmediatamente colócalas en un recipiente de agua con hielo. Esto detendrá el proceso de cocido.

  6. 6

    Deja las verduras en la olla en el agua por la misma cantidad de tiempo que las has hervido. Si estás congelando arvejas verdes, las escaldas por tres minutos. Así que, deberías dejarlas en el agua helada por tres minutos.

  7. 7

    Deja que las verduras se enfríen y cuélalas en un colador, asegurándote de quitarles la mayor cantidad de agua que puedas.

  8. 8

    Colócalas en bolsas para congelar o recipientes. Si usas bolsas, quítales la mayor cantidad de aire posible, porque así conservarás la humedad junto con el sabor. Si usas un recipiente rígido, deja un poco de lugar en la superficie para la expansión. Una vez que tengas todo listo, ponles una etiqueta con el nombre de la verdura y la fecha en que la congelaste. Ahora las puedes guardar en el congelador hasta por un año.

Consejos y advertencias

  • Es importante que congeles las verduras cuando estén en su mejor forma: firmes y maduras.
  • Cuando estés listo para comer las verduras que congelaste, recuerda que la mayoría las puedes cocinar sin descongelarlas. Antes de prepararlo, al choclo lo debes descongelar un poco.
  • No uses bolsas para emparedados para congelar verduras. No les puedes quitar totalmente el aire y pueden quemarse.
  • Si luego de poner las verduras en el agua hirviendo debes esperar más de un minuto para que vuelva a hervir, quiere decir que estás escaldando demasiadas al mismo tiempo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles