Cómo conocer los síntomas alérgicos del tomate

Escrito por ehow contributor | Traducido por maria gloria garcia menendez
Cómo conocer los síntomas alérgicos del tomate

Conoce los síntomas de alergia al tomate.

Pocos esperan sentir hormigueo en los labios y el pecho contraído cuando se muerde una pizza o una sandwich italiano. Pero para el pequeño número de personas con alergia al tomate, eso es exactamente lo que puede suceder. Aunque muchos de nosotros sabemos que las alergias alimentarias son corrientes e incluso van en aumento, los síntomas de las alergias al tomate son menos conocidas que las que más se publicitan. Eso no significa que los síntomas sean menos severos o que se noten menos que aquellos a otras alergias alimentarias.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Reconoce la diferencia entre una intolerancia a la comida y una alergia verdadera. Las intolerancias alimentarias son más comunes que las alergias y aunque la reacción química del cuerpo a la comida puede causar síntomas muy reales y desagradables, las intolerancias tienen menos potencial para la fatalidad. Una verdadera alergia al tomate es rara y está causa por una reacción histamina a la proteína que suele encontrarse en las semillas, piel y zumo del tomate.

  2. 2

    Toma nota de cuándo tienen lugar los síntomas. Los síntomas alérgicos a la comida suelen manifestarse muy pronto después de que se haya ingerido. Es importante para tu médico saber el horario para que pueda descartar si estás experimentando una reacción alérgica letal o una intolerancia a la comida. También debes tomar nota de si tus síntomas han empeorado con cada exposición a los tomates.

  3. 3

    Evita los tomates frescos si después de comerlos experimentas hinchazón o picor alrededor de tu boca, urticarias, diarrea, vómitos, dificultad para respirar o una erupción cutánea persistente. Aunque los científicos saben la razón exacta, muchas personas con alergia a los tomates sólo experimentan los síntomas cuando están en contacto con la fruta cruda. Algunos pacientes pueden comer productos procesados como salsa o pasta de tomate sin tener ninguna reacción perceptible.

  4. 4

    Conecta los síntomas alérgicos del tomate con otras alergias de contacto con la comida. La planta del tomate está muy relacionada con las patatas, la berenjena y el tabaco. Todos pertenecen a la familia de la belladona y tienen una estructura similar. Como es raro tener una verdadera alergia al tomate, si eres alérgico, es probable que aparezcan los síntomas después de tener contacto también con estos otros alimentos.

  5. 5

    Pide una cita con un alergólogo o tu médico de familia para que te haga una prueba de alergia alimenticia. Para una alergia sospechosa al tomate, probablemente debas pasar tanto por análisis de sangre como por pruebas alergénicas de pinchazos. Esta prueba permite al alergólogo inyectar pequeñas cantidades de proteínas alimenticias en un patrón cuadriculado en tu espalda para buscar reacciones localizadas, mientras que el análisis de sangre puede revelar un aumento del anticuerpo alérgico IgE de tu sistema.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media