Las consecuencias de la diabetes no controlada

Escrito por dr. tina m. st. john | Traducido por cintia ros
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Las consecuencias de la diabetes no controlada
El monitoreo de la glucosa es una parte integral de un buen control de la diabetes. (diabetic tools image by Photoeyes from Fotolia.com)

Las complicaciones de la diabetes se producen debido a los efectos de la elevación crónica de los niveles de azúcar en sangre (glucosa) en el cuerpo. Las consecuencias de la diabetes no controlada pueden afectar a todos los sistemas de órganos, desde la piel hasta el corazón, hasta los órganos sexuales. El controlar tu azúcar en sangre como parte de tu plan general de tratamiento de la diabetes es la cosa más importante que puedes hacer para prevenir complicaciones.

Otras personas están leyendo

Enfermedad crónica en los riñones e insuficiencia renal

La diabetes puede causar una enfermedad renal crónica e insuficiencia renal. The National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases o NIDDK (el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales) informa que la diabetes es la causa principal de insuficiencia renal entre los Estadounidenses. Los niveles altos de glucosa en sangre que se producen con la diabetes no controlada aumentan el riesgo de padecer la enfermedad renal diabética. Por el contrario, el control intensivo de la glucosa (mantener tu nivel de azúcar en sangre lo más cercano posible a lo normal) puede reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad renal diabética.

Enfermedad del corazón

Según NIDDK, las personas con diabetes tienen el doble de riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas, en comparación con las personas sin diabetes. Los niveles elevados crónicos de glucosa pueden causar la formación de placa en las arterias que irrigan el corazón con oxígeno y nutrientes. La deposición de placas puede bloquear el flujo de sangre por las arterias ( una condición llamada aterosclerosis). El controlar de los niveles de glucosa en sangre, tener una dieta saludable, no fumar y disfrutar de actividad física regular puede disminuir el riesgo de enfermedades del corazón.

Enfermedad en las arterias periféricas

El mismo proceso que causa la aterosclerosis en los vasos sanguíneos del corazón también puede ocurrir en las arterias que suministran a las extremidades. Los continuos niveles elevados de glucosa en sangre aumentan el riesgo de esta enfermedad, que se llama enfermedad en las arterias periféricas (o PAD). Esta condición, por lo general, causa síntomas en las piernas. Las arterias parcialmente bloqueadas no pueden proveer a los músculos de las piernas con el oxígeno que necesitan durante la actividad física, lo que provoca dolor. En los casos graves, el caminar está limitado a causa del dolor. El buen manejo de la glucosa, junto con el seguimiento de los otros aspectos de tu programa de control de la diabetes, ayuda a disminuir el riesgo de padecer la enfermedad en las arterias periféricas.

Neuropatía

El padecer diabetes por largos plazos suele causar trastornos nerviosos, los cuales se llaman neuropatías diabéticas. NIDDK afirma que 60 a 70 por ciento de las personas con diabetes desarrollarán algún tipo de neuropatía diabética. La neuropatía periférica afecta los nervios de las extremidades, especialmente los de las manos y pies. Los síntomas incluyen: sensaciones anormales como hormigueo, ardor, entumecimiento o pérdida total de la sensibilidad. Las neuropatías autónomas afectan a los órganos y causan anomalías, tales como vaciado lento del estómago y estreñimiento, vaciamiento incompleto de la vejiga y disminución de la respuesta sexual. El mantener un buen control de la glucosa en sangre puede reducir tu riesgo de desarrollar neuropatías diabéticas.

Problemas en los ojos

Las personas con diabetes tienen un riesgo significativamente mayor de padecer problemas oculares graves como: retinopatía, glaucoma y cataratas. Los altos niveles de azúcar en sangre crónicos aumentan el grado de riesgo para desarrollar estos trastornos oculares. La retinopatía es la más común de las enfermedades oculares que amenazan la visión de los diabéticos. Con este trastorno, los vasos sanguíneos que irrigan el tejido nervioso en los ojos (la retina) se ven afectados. Ellos gotean, sangran y se bloquean, lo cual significa que la retina está dañada. La retinopatía diabética no controlada puede causar la pérdida parcial de la visión o ceguera. Las personas con diabetes también tienen un riesgo mucho mayor de padecer cataratas y glaucoma, en comparación con los no diabéticos. El controlar la glucosa en la sangre y el revisar la vista regularmente puede ayudar a reducir tu riesgo de tener problemas oculares relacionados con la diabetes.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles