Salud

Consejos de enfermería para tratar pacientes agresivos

Escrito por lynda lampert | Traducido por maría sol spera
Consejos de enfermería para tratar pacientes agresivos

Enojarse con un paciente agresivo es contraproducente..

Comstock Images/Comstock/Getty Images

Existen pacientes de todo tipo, y algunas veces pueden ser agresivos. Ya sea que se trate de una enfermedad mental, una intoxicación o de un paciente enojado, el desafío es el mismo. Una enfermera tiene que usar su ingenio y desconectarse de sus propias emociones por el bien del paciente. Si ella espera arreglar la situación y poner fin al conflicto pacíficamente, tiene que saber cómo hablar y escuchar con calma y cuidado a un paciente agresivo. Hay ciertas técnicas que son más útiles que otras en la consecución de este objetivo.

Otras personas están leyendo

Técnica de la tercera persona

La técnica de la tercera persona es un método utilizado para ayudar a calmar un paciente agresivo. Se trata de pedir a otro enfermero calificado o miembro del personal que no estaba allí en el comienzo del conflicto, que entre en la situación y trate de hablar con el paciente. Esto permite a alguien neutral a la situación hablar tranquilamente con el paciente. La persona que actúa como negociador debe utilizar técnicas de comunicación terapéutica y tratar de desarrollar un buen vínculo con el paciente para llegar a una solución pacífica de la situación.

Técnicas para emplear

Una enfermera debe tratar de permanecer a un brazo de distancia de un paciente agresivo y mantener una actitud calmada. Debe reconocer las emociones del paciente para que sepa que está siendo escuchado. Puede decirle algo como "parece que usted se siente enojado" para comunicarle que es consciente de su estado emocional. Debe usar habilidades de escucha activa, mantener contacto visual y parafrasear lo que el paciente dice. También se pueden hacer preguntas abiertas para averiguar la causa de la ira. Si se justifica una disculpa, la enfermera puede disculparse, pero sin mentir. Se deben establecer límites firmes sobre qué comportamiento es aceptable en el intercambio. Es importante mantener siempre una vía de salida libre hacia la puerta abierta.

Técnicas que se deben evitar

No se debe tocar al paciente ni tratar de detenerlo con la mano. Esto puede causar que se ponga agresivo físicamente. No se debe tratar de interrumpir su discurso violento con verdades. Sólo hará que se sienta como si no lo estuvieran escuchando y puede hacer que se enoje más. Hay que permitir que el paciente utilice el lenguaje que quiera porque regañarlo sólo puede empeorar las cosas. Tampoco se deben alentar los delirios del paciente. Hay que orientarlo hacia la realidad, incluso si es dura. No debes enojarte, estar a la defensiva o desafiar las opiniones del paciente. Estas son formas seguras para agravar la situación y provocar una potencial confrontación física.

Restricciones

Las restricciones deben ser evitadas la mayor parte del tiempo. Pueden conducir a resultados negativos para los pacientes, tanto mental como físicamente. A veces no hay más remedio que reprimir un paciente, pero cada intervención terapéutica debe ser agotada antes de recurrir a esta medida extrema. Según Joint Comission, las restricciones han demostrado causar lesiones e incluso pueden provocar la muerte. Esta intervención debe utilizarse sólo si el paciente puede dañarse a sí mismo o a los demás y no hay manera de comunicarse con él para inhibir sus acciones.

No dejes de leer...

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media