Consejos para mejorar los saltos dobles

Escrito por meredith burgio | Traducido por priscila caminer
Consejos para mejorar los saltos dobles

La práctica hace al experto al mejorar los saltos dobles.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

El salto doble es un ejercicio utilizando con una cuerda de saltar. En lugar de saltar sobre la cuerda una sola vez, el objetivo es conseguir que ésta pase debajo de ti dos veces en cada salto. Se puede incorporar a la parte del calentamiento en una rutina de ejercicio. No solo vas a conseguir ritmo cardíaco, sino que también te ayudará a mejorar la velocidad y la coordinación. Sin embargo, se necesita tiempo y práctica para aprender cómo completar correctamente el ejercicio. Con un poco de paciencia, los saltos dobles pueden convertirse en una parte importante de una rutina de ejercicios.

Otras personas están leyendo

Usa el equipo adecuado

Para realizar con éxito los saltos dobles, se necesita una cuerda de salto de calidad de la longitud correcta. Pisa la cuerda de saltar con los dos pies. Los extremos de la cuerda de saltar deben llegar a las axilas. Esto te dará la longitud suficiente para ejecutar los saltos dobles correctamente y sin tropiezos.

La forma correcta

Los saltos dobles son difíciles de ejecutar. Puede ser especialmente frustrante llevarlos a cabo si la forma en que se hace es incorrecta. Párate con los pies separados al ancho de la cadera. Los brazos deben estar a los costados. A diferencia del salto con soga tradicional, en los saltos dobles se utiliza la muñeca y no los brazos. Cuando lleves los brazos hacia arriba, usa tus muñecas para enviar la cuerda sobre tu cabeza. Levanta tus pies a la altura suficiente para dejarle espacio a la cuerda y que la misma pase por debajo de tus pies dos veces. Si no levantas los pies lo suficientemente altos, puedes tropezarte con la soga.

Lento pero seguro

Si los saltos dobles te están resultando demasiado difíciles, baja la velocidad y empieza de nuevo mientras te concentras en tratar de perfeccionar tu estilo y ritmo. Practica primero saltos simples antes de progresar a los dobles. Por cada tres a cinco saltos simples añade un salto doble. Sigue a este ritmo hasta que te sientas lo suficientemente cómodo para seguir adelante. A continuación, agrega otro salto doble. Sigue aumentando la frecuencia hasta que cada salto sea un salto doble.

El ritmo es todo

Tropezar con la cuerda es uno de los mayores peligros de los saltos dobles. Sin embargo, se puede prevenir. Aprender cómo medir el tiempo del salto te mantendrá de pie y saltando. Las muñecas deben girar lo más rápido que puedas mover la soga a una velocidad considerable. El movimiento lento de una soga, dificultará las posibilidades de completar un salto doble exitoso. Esto puede requerir de un poco de práctica para que se ejecute correctamente. Trabaja hasta conseguir perfeccionar la velocidad. Salta justo antes de que la cuerda llegue al suelo. Esto mantendrá alejados tus pies del piso lo suficiente como para que la misma pase por debajo de ellos dos veces. Además, no saltes muy alto o tendrás que disminuir el ritmo de los saltos dobles. Tener un ritmo constante hará que éstos sean menos difíciles de ejecutar.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2015 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media