Consejos para la poda del árbol de pino

Escrito por peg robinson | Traducido por stefanía saravia
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Consejos para la poda del árbol de pino
Poda bien tu pino para mantener íntegra su forma. (Photodisc/Photodisc/Getty Images)

La mayoría de los árboles de hoja perenne, suele podarse cuando ya ha finalizado su período de crecimiento el cual abarca desde finales de verano hasta otoño. Sin embargo, debido a su patrón de crecimiento distintivo, es mejor podar a los árboles de pino a finales de la primavera o a principios del verano. Aún así, se les debe brindar todo el cuidado posible para determinar el desarrollo del nuevo crecimiento, llamado "velas". Este tipo de árbol es una mala opción para las formas de poda no selectivas, ya que un trabajo mal hecho se puede derivar en una planta sin forma.

Otras personas están leyendo

Poda para forma y densidad

La especie de pino es un árbol de hoja perenne admirado por varias culturas y que se puede encontrar en todo el mundo. Sin embargo, son bastante difíciles de podar. Mientras que varios árboles de hoja caduca y perenne pondrán sus nuevos crecimientos sobre la madera vieja con mucha facilidad, los pinos tienden a crecer desde las puntas hacia afuera y se resisten a que los brotes nuevos sean sobre madera vieja o de la temporada anterior. Asimismo, estos crecen desde espirales en la punta de su nuevo crecimiento; estos le permiten alcanzar la madurez o para podarse. Cualquier opción determinará la longitud del nuevo crecimiento para ese año.

Ya con esto en mente, solo hay un buen momento para realizar la poda de un pino para lograr un efecto de altura, forma y densidad tanto de las ramas como del follaje: durante el momento de los nuevos brotes.

Brotes nuevos

A los brotes nuevos de los pinos se los suele denominar "velas" por la simple razón que, en la mayoría de las especies, se ven como velas pálidas creciendo en las puntas de las ramas y en la parte más alta de los árboles. A veces, estas se ven como velas elegantes sobre una mesa. En su etapa más temprana de crecimiento, los brotes pueden verse tan delgados y tan ligeros como las velas en un pastel de torta, pero más allá de eso, son fáciles de identificar durante la temporada de crecimiento. Tienden a formar racimos, son de un color claro en comparación con las ramas ya establecidas, no son robustas y las agujas son más cortas.

Para controlar la altura del crecimiento del año, para crear una mayor densidad de crecimiento y para alterar la forma del árbol, las estos nuevos brotes deben podarse. Pero esto no se trata simplemente de tomar tus tijeras de poda y empezar a cortar. Sin un poco de conocimiento puedes crear un desastre que acabará con la vida de tu pino.

El arte del florecimiento

Un poco de la mejor información sobre cómo y porqué podar los árboles de pino siguiendo una manera en particular, puede encontrarse en escritos como el arte del bonsai. Debido al esfuerzo que se necesita para mantener la forma de un pino en miniatura es una información tan precisa, esta también puede aplicarse sin tanto rigor con los árboles más grandes.

Las dos habilidades más aplicables para un bonsai son el florecimiento y el crecimiento de los brotes. Durante la última etapa del invierno y los primeros días de la primavera, se forman florecimientos en la punta de las ramas, lo cual crecerá en brotes. Estos florecimientos se ven como pequeñas manzanas, luego se formará en racimos lo que los hace fáciles de identificar. Para controlar la densidad del crecimiento, quita las zonas más florecidas donde el árbol ya es fuerte; pero en donde este crece más débil, ten en cuenta quitar los brotes más débiles dejando a los fuertes en su lugar. Esto permitirá que el árbol se expanda, manteniendo la densidad y el peso del pino en perfecto equilibrio.

Proceso para los brotes

Unas pocas semanas después, cuando los primeros florecimientos del árbol ya se hayan convertido en brotes, es hora de comenzar a pensar en ellos. Esto puede tomar dos formas primarias: una, la remoción completa, la cual puede hacerse cuando sea notorio que es un crecimiento lo suficientemente fuerte o esté ladeado en una porción del árbol; o la segunda, la poda del brote.

La segunda técnica ofrece un control enorme en cuanto a la forma y al estilo del árbol. Si deseas un estilo denso y compacto, poda los brotes nuevamente a principio de la etapa de crecimiento, antes de que las agujas estén totalmente formadas. Corta o pellizca las punta de los brotes de ese año y define dónde comenzará el crecimiento del próximo. Dependiendo de cuán larga quieres que crezca una rama y cuán densa quieres que sean las agujas en relación a ella, debes recortar a principios o a final en el ciclo del crecimiento, o bien dejar el brote sin cortar por completo.

Una poda temprana, antes de que las agujas estén completamente formadas, conducirá a una rama corta y atrofiada. Las agujas se formarán en la base y el crecimiento del año terminará donde tu pellizcaste anteriormente. Una poda más tardía permite que las agujas se formen más arriba de las ramas y que presenten una longitud de crecimiento aún mayor. Por último, debes saber que dejar las ramas sin podar permite que el nuevo crecimiento alcance el máximo de longitud que la naturaleza y las condiciones permiten.

La parte superior del árbol

Si alguna vez compraste un árbol de navidad, entonces es muy probable que ya hayas visto el resultado de la poda no tan considerada en su parte superior: unas cuantas ramas anudadas alrededor de un tronco muerto y corto, con una o más ramas laterales pequeñas que se pelean por ser el nuevo líder central.

Si vas a podar la parte superior de un pino necesitas tener cuidado en todas aquellas decisiones que tomes. Cortar los brotes en la parte superior central del pino (el pico en donde suele ir la estrella o el ángel en un árbol de navidad), forzará a que nuevas ramas se desarrollen como reemplazo de la líder. Si estás luchando con un árbol bastante joven, la oportunidad de pellizcar el brote central puede conducir a un árbol más coposos y densos. Por otra parte, en un árbol viejo, esto puede conducir a una explosión repentina y perturbadora de densidad en uno que estaba, en general, menos completo.

Los pinos realmente son árboles preciosos. Podados o no, ellos pueden ser gemas en cualquier paisaje. Pero si deseas podarlo, realmente debes tomarte el tiempo para estudiarlo completamente y para asegurarte de que estás trabajando con previsión y planificación.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles