Consejos para un resfriado y tos infantil

Escrito por margo upson | Traducido por karolynne gardim
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Consejos para un resfriado y tos infantil
Tomar el cuidado de un bebé enfermo nunca es fácil. (infant, baby image by Natalja from Fotolia.com)

Tomar el cuidado de un bebé enfermo nunca es fácil. No pueden decirte exactamente qué está mal o qué puedes hacer para hacerlos sentir mejor. Un bebé con un resfriado y tos necesita mucho cuidado y atención. Los medicamentos de resfriado de los niños ya no son recomendados para niños menores de 2 años de edad, a menos que específicamente sean recomendados por el pediatra de tu familia. Afortunadamente, hay otras formas fáciles de aliviar los síntomas de un resfriado y la tos que son seguras para los bebés.

Otras personas están leyendo

Calmando la tos

La tos suele ser el síntoma más molesto para un bebé y sus padres. Calma la tos ofreciendo un montón de líquidos. Si tu hijo tiene menos de 6 meses de edad, éstos deberían ser ofrecidos como leche materna o fórmula. Los bebés más grandes pueden tomar jugo o agua. Las bebidas gaseosas congeladas también pueden ayudar a los niños que sufren de dolor de garganta causada por la tos constante.

Lidiando con la congestión

Una de las mejores maneras de manejar la congestión en un resfriado infantil con tos es encender un vaporizador o humidificador cerca. El exceso de humedad en el aire ayuda a aliviar los conductos nasales y afloja la mucosidad. Unas cuantas gotas de solución salina se pueden poner en la nariz para ayudar a liberar la congestión nasal y sinusal y luego succionar hacia afuera con una pera de goma. Esta pera también puede ser útil para eliminar la mucosidad drenando de la nariz, ayudando al bebé a respirar mejor. Cuando un bebé está congestionado debido a un resfriado, es difícil para él respirar durante la lactancia o al beber de una botella. Planea ofrecer fórmula o leche materna a menudo, por lo general en pequeñas porciones, hasta que la congestión se haya aclarado. La congestión también hace que le sea difícil dormir acostado. Puede que sea necesario mantener al bebé durmiendo en ángulo. Sólo recuerda nunca colocar almohadas u otros objetos suaves en la cama con tu bebé.

Otro consejo

Un bebé enfermo necesita una atención especial y relajante. Pasa más tiempo abrazando a tu hijo pequeño. Para evitar que otros niños se enfermen, muchos centros de cuidado infantil no te permitirán dejar a un niño enfermo, por lo que puedes necesitar tomar uno o dos días fuera del trabajo o hacer arreglos alternativos. Un bebé con un resfriado puede tener una fiebre. Trata la fiebre con un analgésico recomendado por el pediatra. Vístelo con ropa fresca y cúbrelo con una manta ligera para ayudar a mantener la fiebre baja. Si tu hijo es menor de 3 meses de edad y tiene fiebre de más de 100.4 grados Fahrenheit (38 grados Celsius) , llama a tu pediatra. Si él está entre los 3 y 6 meses, consulta a tu pediatra si la fiebre alcanza los 101 grados Fahrenheit (38.3 grados Celsius) . Si tu hijo tiene más de 6 meses de edad, llama al pediatra si la fiebre llega a 103 grados Fahrenheit (39.4 grados Celsius) o más.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles