DESCUBRIR
×
Loading ...

Cómo conservar ensaladas

Actualizado 21 noviembre, 2016

Puede ser molesto tomar una ensalada verde del refrigerador y darte cuenta de que se ha decolorado. También puede ser desalentador cuando una ensalada completa empieza a volverse marrón y marchitarse antes de que tengas la oportunidad de sentarte y comerla. Las ensaladas y la lechuga pueden ponerse marrones y marchitarse por una variedad de razones. Ya sea que estés utilizando romana, iceberg, mezclum o cualquier tipo de vegetales para ensalada, todos ellos pueden ser presa de la decoloración. Afortunadamente, hay varias cosas que puedes hacer para mantener tus ensaladas verdes.

Instrucciones

Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images
  1. Compra los ingredientes más frescos que puedas. Si es posible, compra verduras para ensalada en un mercado local de agricultores, o en cualquier lugar en que puedas comprarlos tan pronto como son cosechados. Evita las lechugas envasadas ​​o los kits de ensalada, a menos que sepas que vas a utilizar todo a la vez y la ensalada no estará guardada. Los vegetales verdes preenvasados ​se ponen marrones más rápido una vez abiertos; las ensalada de hojas frescas se mantienen más tiempo.

    Loading ...
    Jupiterimages/Photos.com/Getty Images
  2. Seca las hojas verdes, si están húmedas, con una toalla de papel antes de almacenarlas o usarlas. Guarda las hojas verdes usando el programa correcto del refrigerador. Programa tu refrigerador a 40 grados Fahrenheit (4 grados centígrados). Si tienes cajones para verduras con humedad controlada, guarda la lechuga y las hojas verdes separadas de los productos de cáscara dura. Empuja la palanca de control de humedad hasta alta, ya que esto mantendrá el flujo de aire fuera del cajón.

  3. Guarda las hojas de lechuga y las ensaladas de verduras en una bolsa zip-lock seca forrada con papel de cocina. Mantén tus ojos en los vegetales si no vas a utilizarlos de inmediato. Si ves acumulación de agua en las bolsas, escúrrelas inmediatamente. No quieres que las verduras floten en agua, ya que se marchitarán y se podrán marrones rápidamente. Guarda la lechuga y los vegetales en la parte destinada para ellas de tu refrigerador, si es posible.

  4. Prepara la ensalada con un escurridor. Los escurridores de ensalada son una herramienta de bajo costo y son esenciales si comes una gran cantidad de ensalada. Haz girar la ensalada hasta que toda la humedad se haya eliminado, y mantén las hojas de lechuga enteras a medida que giras. Una de las razones por las que la lechuga y las verduras se ponen marrones es debido a la reacción química causada por el daño a las células. Las células se dañan cuando las hojas de lechuga son cortadas o desgarradas, así que mantén tus hojas de lechuga enteras por el mayor tiempo posible.

    Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images
  5. Evita romper las hojas verdes o mezclarlas con otros ingredientes de la ensalada o condimentarlas hasta justo antes de servir la ensalada. La ensalada no se conserva bien cuando está picada y mezclada con verduras mojadas, como los tomates. Si debes almacenar la ensalada por una hora o dos, y no puedes mantener todos los ingredientes por separado, coloca una toalla de papel húmeda sobre la ensalada y guárdala en un recipiente hermético en el refrigerador.

    Stockbyte/Stockbyte/Getty Images
Loading ...

Necesitarás

  • Bolsas Zip-lock
  • Toallas de papel
Loading ...