Cómo construir aireadores para un estanque

Escrito por steven white | Traducido por blas isaguirres
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

Un estanque sin oxígeno es un estanque con plantas enfermas y peces estresados ​​y moribundos. Si el estanque está estancado o has empezado a notar algunas algas insalubres y acumulación de baba, es hora de invertir en algunos aireadores. Aunque se pueden encontrar en tiendas especializadas locales, los aireadores son fáciles de construir.

Otras personas están leyendo

Cómo funcionan los aireadores

El oxígeno se crea dentro del estanque de alguna de las siguientes maneras: mediante la respiración de las plantas y la transferencia a través del agua. En un estanque tranquilo, sin saltos de agua, la transferencia es la principal forma en la que el oxígeno enriquece el agua. Para complementar la falta de oxígeno, puedes instalar aireadores de estanque que bombeen oxígeno al agua. Cuando están correctamente colocados, los aireadores también mueven oxígeno a través del agua.

Suministros

Puedes construir un aireador de estanque con una bomba estándar y algunas herramientas que probablemente ya tengas en tu casa. Necesitarás una cubeta de 10 galones (37,85 l) con una tapa ajustada, grava, cuerdas y una boya para indicarte dónde está apoyada tu bomba.

Cantidad y técnica

Para un estanque saludable, los expertos recomiendan una bomba colocada bajo el agua por cada acre (4046 m2). Si debes establecer prioridades, los expertos recomiendan la colocación de bombas en las áreas donde se ha confirmado la presencia de peces o áreas donde el agua es poco profunda, ya que los peces tienden a reunirse más fácilmente en estas áreas. Además, las bombas deben colocarse lo más cerca del centro del acre como sea posible para asegurar una adecuada distribución del oxígeno.

Cómo hacer un aireador

Haz 10 a 15 orificios en el cuerpo y la tapa de la cubeta. Esto permite que pase el agua y dará a los tubos puntos de salida. Haz dos agujeros en el centro de la tapa para atar una cuerda. Coloca la bomba en la cubeta y rodea las patas con grava. La grava dará peso al recipiente y la bomba. Alimenta los tubos de salida de la bomba a través de los agujeros en la cubeta de manera que los tubos sobresalgan ligeramente. Coloca la tapa sobre la cubeta y ata la cuerda a la tapa. Fija la boya a la parte superior de la cuerda. Esto facilitará la recuperación de las bombas para reparaciones y mantenimiento. Llena las cubetas con agua hasta que la bomba esté cubierta y enciende la bomba. Vuelve a colocar la tapa y baja la cubeta al suelo. Observa la bomba hasta que veas burbujas continuamente emergiendo. Esto significa que la bomba está haciendo circular agua.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles