DESCUBRIR
×

Cómo construir un arca

Existe el mito de que el Arca de la Alianza sigue oculta en un refugio.
Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

Introducción

Noé recogió a una pareja de cada especie animal para llevar en su arca hasta que terminara el diluvio enviado por el dios hebreo y cristiano para castigar a la humanidad. Aunque esta galería trata sobre cómo construir un arca, aquí no vas a aprender a hacer un arca como la de Noé, sino más bien una similar a la que perseguía Indiana Jones en la película "En busca del Arca Perdida" y que pertenece a otro mito judeo-cristiano: el del Arca de la Alianza, el cofre sagrado que guardaba las tablas de los Diez Mandamientos.

Thinkstock Images/Comstock/Getty Images

Definición de arca

Su diseño ha ido evolucionando a través del tiempo pero su estructura básica sigue siendo la misma: una caja rectangular que se puede cerrar y que sirve como contenedor. Un arca, por tanto, es un mueble de dimensiones medias o pequeñas en forma de cofre de madera que se usa para guardar diversos objetos como joyas, perfumes, documentos u otros. Las arcas grandes, destinadas a guardar por ejemplo ajuares, enseres o ropa de cama, reciben el nombre de arcón.

Lámina de madera vieja.
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Materiales y herramientas

Primero, dibuja un boceto con el diseño del arca que te gustaría hacer. Aquí vas a aprender cómo hacer un arca de tapa plana que puedas usar como joyero. Para ello vas a necesitar: seis tablas de madera, cola de carpintero, una hoja de lija, una sierra para madera, dos bisagras, una brocha, pintura y barniz.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Antes, haz un patrón

Es bueno comenzar haciendo un patrón en papel de las paredes, suelo y tapa de tu arca del tamaño al que desees hacerla, con los dibujos que deben ir huecos. Por ejemplo, si quieres darle un mejor acabado a tu arca, es mejor dotarla de pies que la eleven un poco del suelo. Estos pueden ser añadidos o bien, simulados al recortar la franja inferior de las paredes con algún dibujo.

Jupiterimages/BananaStock/Getty Images

Dale forma a la madera

Compra seis tablas de madera fina y copia en ellas el patrón que hiciste en papel. Ahora, córtalas con cuidado dándoles la forma deseada, sin olvidar el dibujo al pie de las paredes que podría ser, por ejemplo, una forma convexa (como la de un montículo). Después, con la hoja de lijar, pule los márgenes.

BananaStock/BananaStock/Getty Images

Monta la base

Una vez lista la madera, toca montar en la base del arca las paredes con el pegamento o cola de carpintero y esperar a que se sequen. Recuerda por eso que debes dejar elevada unos centímetros del suelo la madera que hace de base del arca para simular cuatro pies.

Jupiterimages/BananaStock/Getty Images

Pinta y barniza

Ahora toca pintar con una brocha las paredes, el suelo y la tapa del arca. Elige para ello un atractivo tono marrón oscuro, como por ejemplo el color chocolate, café o el wengé. Dale una primera capa de pintura a tu arca siguiendo las líneas de la madera. Si te gusta así, ya puedes barnizar, pero si prefieres que tu cofre tenga un aspecto más oscuro, es mejor darle una segunda capa.

Ryan McVay/Photodisc/Getty Images

Pon las bisagras

Una vez estén secos la pintura y el barniz, ya se puede montar la tapa. Para ello, usa las dos bisagras. Primero, únelas a la tapa poniendo una en el lado derecho y otra en el izquierdo. Si tu arca es de tamaño medio, quizá te interese usar una bisagra de piano puesto que estas son muy resistentes.

Kim Steele/Photodisc/Getty Images

Ideas para personalizar tu arca

Si has seguido los pasos anteriores ¡ya tienes lista tu arca! Faltará, si quieres, añadirle algunos complementos, como algún dibujo, un vinilo, un forro en la parte interior o algún toque elegante añadiendo pedrería en la tapa. También puedes poner, reforzando la imagen de los pies del arca, piezas de ajedrez en las esquinas, por ejemplo, los cuatro caballeros o las torres.

Cofre del tesoro.
Comstock/Comstock/Getty Images

El Arca del Tesoro

De esta manera conseguirás darle ese aspecto personalizado, original y un tanto antiguo a tu joyero, digno de la época de los señores feudales, basado en el diseño de un arca. Recuerda, por eso, que lo explicado aquí sirve también para construir arcas más grandes y que estas sirven para guardar muchos otros tesoros, además de joyas.