Cómo construir una caja de parto para gatas

Escrito por nicole langton | Traducido por analia moranchel
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo construir una caja de parto para gatas
Una caja de parto provee a una gata preñada el lugar seguro y cálido que necesita para dar a luz. (John Foxx/Stockbyte/Getty Images)

Una caja de parto provee a una gata preñada, el lugar seguro y cálido que necesita para tener a sus crías y cuidarlas durante las primeras tres o cuatro semanas en un ambiente protegido. También disminuye la posibilidad de que la gata encuentre un lugar inconveniente para dar a luz, como debajo de la cama donde no puedas alcanzarla. Aprender cómo hacer una caja de parto con materiales del hogar, también puede ahorrarte dinero en suministros para mascotas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Recipiente de plástico
  • Desinfectante
  • Papel corrugado o papel de periódico
  • Tela suave

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Elige un contenedor de aproximadamente 2 x 2 pies (60 cm x 60 cm) con una tapa o parte superior. Idealmente, debe estar hecho de material no absorbente, como por ejemplo una transportadora de plástico para mascotas, una caja sanitaria cubierta nueva o una bandeja de plástico. Si no puedes encontrar algo así, una caja de madera o de cartón también servirá. Asegúrate de que el contenedor no tenga lugares ásperos o puntas cortantes. Si éste no posee una abertura, corta una a un lado y utiliza un papel de lija de grosor medio para suavizar cualquier aspereza.

  2. 2

    Desinfecta el contenedor con una solución limpiadora no tóxica, como una hecha con 1 parte de lejía y 32 partes de agua o 1/2 cucharada de lejía por taza de agua. Usa un cepillo de nailon de cerdas duras para fregar las esquinas y grietas. Cuando termines, seca el contenedor a fondo para que no queden zonas húmedas. Si estás utilizando una caja de cartón o madera, rocía levemente el interior con una solución limpiadora y deja que el contenedor seque por un día o dos.

  3. 3

    Forra la caja de parto con un material limpio, absorbente y suave. Primero coloca una capa de papel corrugado de un lado o algunas capas de papel de periódico. Coloca luego una capa de tela suave. Prueba con sábanas o mantas viejas, piel de cordero sintética, toallas tupidas o almohadillas especiales para parto. Este material debería proveer tracción y no tener espirales que en los que las garras de los gatitos puedan engancharse.

  4. 4

    Prepara una fuente de calor para la caja. En la primera semana de vida, los gatitos necesitan temperaturas de unos 85° y 80° F (27° y 29° C). Si la sala donde se ubica la caja de parto es más fría que esto y no puedes calentar toda la habitación, utiliza una fuente portátil de calor. Las opciones incluyen una almohadilla eléctrica de calor en temperatura baja, botellas de agua caliente o coberturas de arroz o maíz resistentes al microondas. Asegúrate de que las fuentes de calor estén cubiertas con tela y cubran sólo media caja para que los gatitos y la madre puedan alejarse si sienten mucho calor.

  5. 5

    Extiende una capa gruesa de material suave, como por ejemplo, unas toallas sobre el piso donde planeas colocar la caja. Esto prevendrá que el frío del suelo se filtre. Coloca la caja de parto sobre este material.

Consejos y advertencias

  • Una gata hembra debe acostumbrarse a la caja antes de su fecha de parto o puede decidir tener a sus crías en un lugar más familiar, como un armario o bajo la cama. Si tu gata muestra interés en un lugar en particular al cavar u oler por la zona, mueve la caja de parto a esa ubicación.
  • Ten extremo cuidado con las fuentes de calor y monitoréalas por si se sobrecalientan. Todas las fuentes de calor deben estar totalmente tapadas con prendas de cama y las almohadillas eléctricas deben estar al mínimo.
  • Reúne prendas de cama adicionales y colócalas cerca de la caja de parto. Luego de que los gatitos nazcan, las prendas sucias deben reemplazarse con unas limpias de manera diaria durante cuatro o cinco semanas.
  • Evita la felpa y otras telas con hilos sueltos o en bucle, pues las garras de los gatitos pueden engancharse en ellos.
  • No utilices una solución con lejía fuerte u otros desinfectantes con olor para limpiar la caja de parto. El olor puede hacer que la mamá gato no quiera usarla.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles