Vida

Cómo construir un corral de caballos

Escrito por susan bolich | Traducido por ehow contributor

Has adquirido un lugar para guardar tu caballo, pero no está cercado. ¿Y ahora qué? Hay muchos tipos de vallas, pero no todas ellas son seguras para los caballos, o a prueba de caballos. Si nunca antes has construido una valla, tan sólo la elección de los materiales puede parecerte intimidatoria, sin pensar en cómo construir un corral que sea duradero. Afortunadamente, con algunas herramientas básicas y un poco de planificación (y sudor), puedes construirle un corral a tu caballo que sea fácil de mantener, duradero y seguro para tu caballo.

Nivel de dificultad:
Moderada

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Martillo
  • Nivel
  • Cuerda
  • Lápiz de carpintero
  • Cinta métrica larga
  • Sierra manual o circular
  • Taladro eléctrico de 1/4 pulgadas
  • Pequeñas estacas de madera o metal
  • Alicates para vallas
  • Excavadora para hoyos de postes
  • Pala
  • Barra rígida o cualquier otra barra pesada
  • Materiales de vallado como los indicados en el artículo

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Selecciona un área para el corral que sea lo suficientemente grande como para que el caballo trote alrededor, que drene fácilmente y que se pueda acceder con un gran vehículo como una camioneta o un tractor. Lo ideal sería que tu corral no fuese menor de unos 30 pies de ancho por unos 100 pies de largo.

  2. 2

    Escoge un lugar para la puerta de tu corral. Debe tener un mínimo de 10 pies de ancho, lo suficientemente grande como para conducir una camioneta o un tractor a través de ella. También debe ser de fácil acceso a la carretera, así como al lugar donde almacenes el heno y los piensos de tus caballos. Si el establo tiene un compartimento que se abre hacia el exterior, puedes tener en consideración construir tu corral con acceso directo al compartimento.

  3. 3

    Asegúrate de que el corral tenga un buen drenaje, dado que permanecer sobre el barro puede llevar a una variedad de enfermedades en las pezuñas tales como las aftas o barro podrido.

  4. 4

    Asegúrate de que tu corral tenga fácil acceso al agua potable para tu caballo. Encuentra un buen lugar para el abrevadero donde puedas rellenarlo y limpiarlo fácilmente y donde los caballos puedan acceder con facilidad.

  5. 5

    Aplana al menos uno de los extremos de tu corral, si es posible, para dar a tu caballo un lugar confortable donde estar.

  6. 6

    Elimina tantas rocas como sea posible del sitio que hayas elegido, puesto que caminar o permanecer de pie sobre rocas puede dar lugar a daños graves en pezuñas o patas.

  1. 1

    Decide los materiales de tu corral basándote en tu presupuesto, el tipo de caballo que quieres mantener y el "aspecto" que deseas que tenga, ya que todos estos factores tienen una influencia importante en el resultado final. Puede que quieras unir vallas ya existentes o mejorar el "atractivo exterior" de tu propiedad, o puede que tengas una gran zona a vallar con un presupuesto ajustado. Las vallas poste y riel o las poste y alambre son los tipos de valla más comunes empleados para caballos. Las de poste y riel (de madera o vinilo) son por lo general mucho más costosas. Las de poste y alambre pueden utilizar postes de madera o de metal con "alambrada" de malla de tipo alambre común o de alambre trenzado sin púas. Haz planes para una valla de al menos 4 pies de altura (6 pies para potros o sementales). Como mínimo debes planear una valla de tres alambres o tres tablones. "Alto y apretado" es una buena regla por lo general, sin importar qué tipo de valla para caballos estés construyendo.

  2. 2

    Elige tu valla de materiales "a prueba de caballos", los cuales un caballo difícilmente puede golpear y romper, tales como: - Rieles de madera tratada de 2 por 6 pulgadas - Postes de tamaño mínimo 6 por 6 pulgadas, o de 4 por 4 pulgadas si se fijan en hormigón - Paneles tubulares de gran calibre - "Alambrada" o alambre liso trenzado (NO alambre de púas) - Alambre eléctrico o cinta - Postes en T reforzados de 6 pies - postes de madera circulares de 4 pulgadas - Tubos de acero o puerta de madera Nunca uses alambre de púas en vallas hechas para caballos, o emplees materiales ligeros para ahorrar dinero. Ambos pueden conllevar elevadas facturas del veterinario y un animal lisiado. Comprueba tu ferretería o tienda de suministros agrícolas local para un vallado adecuado para caballos.

  3. 3

    Haz coincidir tus materiales adicionales con el tipo de valla que hayas decidido construir. Estos pueden incluir: -Madera tratada de 4 por 4 pulgadas para refuerzos cruzados -Tornillos de 3/8 pulgadas para fijar los rieles de madera a los postes -Grapas para vallas para fijar el alambre a los postes de madera -Clips para fijar el alambre a los postes metálicos en T (deberían venir junto con los postes) -Clavos para refuerzos cruzados (20d 4 pulgadas comunes o mejor) -Mezcla de hormigón para fijar los postes en esquina -Aisladores para vallas eléctricas o cinta

  4. 4

    Decide qué tipo de puerta querrás, ya que puede afectar al tipo de postes de entrada que elijas. Dependiendo de la ubicación en la que se encuentre el poste de entrada, puede que necesites un poste de refuerzo. Las puertas de madera pueden ser pesadas, y cuanto mayor sea la puerta sea del material que sea, más propensa será a ceder y a convertirse en un problema a la hora de abrirla y cerrarla. Mucha gente prefiere fijar un poste de entrada muy alto para así poder lanzar un alambre de apoyo desde un cáncamo en la parte superior del poste hasta el cierre final de la puerta. También puedes colocar dos postes altos (10 pies o más altos) y apuntalarlos en su parte superior con un travesaño. Este tipo de poste de entrada debería ser suficientemente alto para poder cabalgar o conducir por debajo. Todo poste de entrada debería ser de 6 por 6 pulgadas de sección. Ten en cuenta que las puertas comerciales prefabricadas se venden en tamaños estándar, por lo general de 4 pies, 8 pies, 10 pies, 12 pies y 16 pies. Planifica la anchura de tu puerta en consecuencia.

  5. 5

    Esboza el diseño del corral, teniendo en cuenta los postes de la puerta, los postes en esquina y de refuerzo y los normales. Si no estás planeando colocar postes en esquina en hormigón, necesitarás dos postes de refuerzo adicionales en cada esquina. Perfeccionarás tu boceto y decidirás el número exacto de postes después de haber marcado el terreno. Lleva el boceto contigo y anota las medidas conforme vas trabajando para ayudarte a determinar los materiales exactos que necesitas.

  1. 1

    Comienza en el establo o en el lado más cercano donde quieras situar la puerta e hinca una de tus estacas de madera o metal donde quieras que se coloque el primer poste en esquina.

  2. 2

    Mide desde el extremo del establo hasta donde se colocará el poste opuesto y clava una segunda estaca.

  3. 3

    Utiliza una cinta métrica larga o cuenta los pasos para medir el lado largo hasta la esquina más alejada y clava una tercera estaca, a continuación mide de un extremo a otro la misma anchura que en el extremo superior y clava la cuarta estaca.

  4. 4

    Cuadra tu rectángulo midiendo desde un poste al final del establo hasta un poste en esquina en el otro extremo en el lado opuesto. Apunta el resultado, a continuación haz lo mismo para el otro par de postes opuestos. Si las distancias son distintas, mueve una de las estacas en esquina más o menos hasta que las medidas en diagonal sean iguales.

  5. 5

    Antes de cavar hoyos para los postes, elige el tipo de poste que vas a usar para tus postes en esquina y cava el hoyo en consecuencia. Traviesas de ferrocarril, postes tratados de 6 por 6 pulgadas o postes tratados de 4 por 4 pulgadas fijados en hormigón pueden ser usados como postes en esquina.

  6. 6

    Evalúa el suelo y decide si será necesario colocar los postes en esquina sobre hormigón. Si el suelo es arenoso, excepcionalmente rocoso, o difícil de excavar, tus postes se inclinarán dentro de unos meses o un año, destartalando completamente la valla. Si no puedes cavar un agujero de entre al menos 36 y 40 pulgadas de profundidad para un poste de 8 pies, necesitarás fijar el poste en hormigón o reforzarlo según el Paso 9.

  7. 7

    Utiliza tus excavadoras de agujeros para postes, puedes obtenerlas en cualquier tienda de suministros agrícolas, para cavar tu primer agujero de poste en esquina, hazlo suficientemente grande para que quepa el poste (sobre dos pulgadas más grande en cada lado) o con un espacio de entre 4 a 6 pulgadas alrededor del poste para verter el hormigón. Coloca la tierra a un lado en un cubo o en un montículo. No la disperses, es posible que la necesites para rellenar el agujero alrededor del poste.

  8. 8

    Coloca el primer poste en el agujero. Si estás utilizando hormigón, rellena el agujero completamente, utiliza un nivel para asegurarte de que el poste está perfectamente vertical y refuerzalo suavemente con postes en T o con tablones de madera de 2 por 4 pulgadas hasta que el hormigón fragüe.

  9. 9

    Coloca postes que no usen hormigón empleando la tierra excavada del agujero. Nivela el poste verticalmente y palea la tierra del agujero de nuevo en torno a él. Detente con frecuencia para empacar la tierra alrededor del poste con una barra pesada o con los mangos de las barrenadoras. Sacude suavemente el poste para ayudar a que se asiente la tierra y písa a fondo a su alrededor varias veces. Cuando el agujero esté lleno, amontona la tierra sobrante alrededor del poste y apisónala.

  10. 10

    Refuerza tus postes en esquina, especialmente si no están anclados en hormigón, colocando un segundo poste a entre 4 y 6 pies de distancia a cada lado para evitar que se incline. Las cercas de alambre crean una gran tensión en los postes en esquina, y la escarcha y la lluvia eventualmente aflojan la tierra que hay alrededor de ellos. Hay tres maneras de reforzar: 1. Utiliza una madera tratada de 4 por 4 pulgadas cortada a la longitud de la distancia interior entre el poste en esquina y el poste de refuerzo. Usa grandes clavos o tornillos de 3/8 pulgadas para fijarla a unos dos tercios de su altura desde el suelo. Primero taladra agujeros para los tornillos con un taladro de 1/4 pulgadas para facilitar que se fije el travesaño en su lugar correspondiente. 2. Mide la distancia entre un punto a unos dos tercios de la altura del poste en esquina y un punto a unas 6 pulgadas del suelo en el poste de refuerzo. Corta una madera tratada de 4 por 4 pulgadas con esta longitud y cortala por el final en un ángulo de 45 grados (uno con el extremo largo en la parte superior, otra con el extremo largo en la parte inferior). Coloca el extremo inferior contra el poste de refuerzo y el extremo superior contra el poste en esquina y fíjalo con clavos o tornillos. 3. Corta una muesca en el extremo exterior superior del poste en esquina y el extremo exterior inferior del poste de refuerzo. Trenza múltiples hebras de alambre de espino (no alambre de la cerca eléctrica) en longitud suficiente para pasarlas alrededor de ambas muescas y fijarlas en el centro. Utiliza un poste o una barra para girarlas apretadamente para que los postes no combeen hacia afuera.

  1. 1

    Comienza atando una cuerda o una cadena en el primer poste en esquina y desenróllalo hasta la longitud de la cara en la que estés trabajando. Tira con fuerza y asegúrala hasta el siguiente poste en esquina para conseguir una línea recta donde poder colocar postes. Asegúrate de que si la cadena está en el borde exterior del primer poste también ha de llegar al borde exterior del segundo poste en esquina.

  2. 2

    Decide el número de postes que necesitarás para cada lado midiendo la distancia entre los postes de refuerzo o en esquina y dividiéndola por la distacia entre postes. Esto puede variar dependiendo de si estás construyendo una valla de poste y riel o una de poste y alambre. Los postes en T o los postes de madera circulares de 4 pulgadas para alambre se fijan generalmente entre 12 y 16 pies de distancia. Los postes de madera para rieles de madera se fijan a 10 pies de distancia de eje a eje. Si quieres que los postes se coloquen de manera uniforme entre los postes de refuerzo, utiliza primero una larga cinta métrica, marcando donde se debería colocar cada uno y ajustándolos suavemente si la distancia no es totalmente uniforme.

  3. 3

    Antes de colocar tus postes de entrada, mide tu puerta (con un pasador o cierre, si se usa) y las bisagras, y después mide cuidadosamente la distancia entre el poste de la bisagra y el poste del cerrojo. Querrás que la puerta gire libremente sin rozar el poste del cerrojo, pero sin dejar un hueco lo suficientemente grande para que un caballo pueda meter su cabeza o una pata por la abertura. La abertura para una puerta de 10 pies se aproxima a unos 10 pies y 6 pulgadas.

  4. 4

    Coloca tus postes de entrada antes de colocar otros postes en esa línea, puesto que a otros postes se les puede ajustar la distancia, pero no a esos. Quizá quieras colgar tu puerta antes de colocar otros postes para asegurarte de que los postes de entrada están fijados correctamente.

  5. 5

    Cava un agujero para los postes de madera en cada marca bajo tu línea de cuerda, no menos de 36 pulgadas de profundidad para postes de 8 pies, y coloca los postes de madera de la misma forma que colocaste los postes en esquina. Utiliza tu cuerda guía para mantener los postes uniformes, con la cara del poste rozando la cuerda cuando el poste esté nivelado verticalmente. Si vas a colgar rieles de madera en estos postes, asegúrate de que los postes midan 10 pies de eje a eje, no 10 pies entre los postes. Tendrás que ser capaz de fijar tus tableros en los postes.

  6. 6

    Hinca los postes en T usando un hincador para postes, puedes conseguirlo en cualquier tienda de suministros agrícolas. Asegúrate de que todos los postes en T son colocados por la misma cara, o bien por dentro del corral o bien por fuera. La cara plana del poste en T es la "cara".

  1. 1

    Dale tiempo a todo el hormigón que hayas empleado alrededor de tus postes en esquina para que fragüe bien, por lo general tarda uno o dos días. Si estás utilizando alambre, vas a someter a los postes a bastante tensión y no quieres que se comben.

  2. 2

    Fija un extremo del rollo de alambre de valla sin púas al primer poste en esquina (grápalo o enrolla el extremo sobre sí mismo hasta que estés preparado para fijarlo permanentemente). Si estás empleando cuatro alambres, comienza a unas 12 pulgadas sobre el suelo y pasa un alambre cada 12 pulgadas por encima. Si estás empleando tres alambres, dales un poco más de espacio y comienza a unas 14 pulgadas sobre el suelo.

  3. 3

    Enrolla el alambre sobre la longitud del lado. Córtalo cerca de 4 pies más allá del segundo poste en esquina. Usando una grapa de valla, fija el alambre sin apretarlo (no machaques la grapa) al poste en esquina a la misma altura a la que comenzaste con el primer poste.

  4. 4

    Aprieta el cable con cuidado. Puedes "apretar a mano" el cable tirando de él tan firmemente como puedas y teniendo una libra de ayuda en la grapa para fijarlo. También puedes fijar los 4 pies de "cola" a tu tractor o al enganche de tu coche y tirar lentamente del alambre a través de la grapa. NO aprietes en exceso. Lo que parece flojo, será de hecho sorprendentemente firme cuando lo recojas, lo niveles y comiences a fijarlo a los postes.

  5. 5

    Asegura el extremo libre del alambre estirado grapándolo firmemente al poste en esquina. Asegúrate de que no presionas en exceso la grapa, puesto que podrías romper el alambre y es posible que en algún momento necesites recuperar la grapa.

  6. 6

    Fija el resto de alambre a los postes individuales. Para los postes en T metálicos, fija el alambre contra la parte plana del poste a la misma altura que en el de esquina, usando los clips especiales para alambre que vienen con los postes. Sujeta los extremos de los clips con tus alicates de valla para que no se salgan del poste. Si estás usando postes de madera, grapa el alambre a cada poste a la misma altura. Clava las grapas en plano, teniendo de nuevo cuidado de no romper el alambre.

  7. 7

    Asegura el extremo largo del alambre en las esquinas enrollándolo alrededor del poste y grápalo. No intentes "envolver" todo el pasto o el corral con un solo hilo de alambre. Si se rompe, la valla se combará por completo.

  8. 8

    Corta o grapa los extremos afilados del alambre para evitar lesiones a tu caballo.

  9. 9

    Cuelga rieles de madera, si los utilizas, de manera coherente en el interior o el exterior de los postes, lo que sea más fácil de mantener. Muchas personas prefieren colgar los rieles en el interior, así los caballos pueden empujarlos contra los postes. Coloca tus rieles de valla entre 12 y 14 pulgadas de separación para evitar que los caballos accedan a ellos, comenzando a unas 14 pulgadas del suelo.

  10. 10

    "Clava" el primer riel a la valla con un clavo ligeramente suelto, permitiendo que el tablón gire para poder nivelarlo. Si el terreno es plano, usa un nivel para hacer tus rieles perfectamente rectos e incluso en los postes. Si tu suelo no está horizontal, tendrás que medir entre rieles para mantener una distancia uniforme entre ellos en cada poste.

  11. 11

    Cuelga los rieles de tu valla de manera que se cree una valla tan robusta como sea posible, una que minimice el daño si un caballo pasa a través de ella. Si estás usando rieles de madera, usa tableros tratados de al menos 2 por 6 pulgadas, no de 1 pulgada o de 2 por 4 pulgadas. Así como puedes utilizar todos los tableros de 10 pies de longitud, también puedes conseguir un efecto "tejido" que sirve para fortalecer la valla alternando tableros de 10 y 20 pies. Comienza con un riel superior de 10 pies, un riel central de 20 pies y un riel inferior de 10 pies en la esquina, después continúa trabajando en la valla de forma metódica, alternando longitudes. La segunda parte tendrá los rieles superior e inferior de 20 pies con un riel central de 10 pies, y así sucesivamente.

  12. 12

    Clava ligeramente los rieles de tu valla en su lugar correspondiente hasta que estés satisfecho con su ubicación, luego usa tornillos de 3/8 pulgadas para fijarlos de forma permanente. Los tornillos o los pernos son preferibles a los clavos puesto que los clavos suelen retroceder bajo los efectos climatológicos y los caballos pueden presionar más facilmente las tablas de la valla. Para ahorrar tiempo y fuerza muscular, perfora los agujeros de los pernos primero con un taladro de 1/4 pulgadas o usa el taladro para apretar los tornillos.

  1. 1

    Cuelga tu puerta de madera o de metal, utilizando los postes de entrada colocados previamente. Puedes construir tu propia puerta de madera con madera tratada de 2 por 6 pulgadas, o comprar una puerta prefabricada de tubos o paneles de acero. Las puertas prefabricadas vienen con su propios elementos de montaje; si la construyes por ti mismo, necesitarás un cerrojo, bisagras, dos tornillos con ojo de 1/2 pulgada y dos pernos de 1/2 pulgada para colgarla.

  2. 2

    Mide la altura del riel superior a uno y otro lado de tu puerta y marca en el poste de entrada dónde debería estar situada la parte superior de tu puerta con un clavo o un lápiz de carpintero. Si tu puerta prefabricada es más alta, súbela para que haya al menos 10 pulgadas de espacio por encima del suelo para que haya espacio para la nieve y el barro.

  3. 3

    Cuelga tu puerta prefabricada siguiendo las instrucciones que vienen con la misma, usando una llave inglesa para girar los pernos de montaje y una plomada o una cadena con un peso para alinearlos verticalmente en el poste.

  4. 4

    Mide la altura del cierre de la puerta desde el suelo y marca el poste del cerrojo. Monta el cierre y verifica que la puerta se cierra con facilidad y que puede oscilar sobre el poste del cerrojo sin golpearlo.

  1. 1

    Protege tu inversión contra los caballos que la empujan, luchan contra ella o la mastican. Hay una gran variedad de formas de mantener a los caballos alejados de la valla, incluyendo cables electrificados, y pinturas o sprays químicos para evitar que mastiquen los tableros. Los rollos de alambre eléctrico o cinta así como productos para que dejen de masticar puedes obtenerlos en tu tienda de alimentación o de suministros agrícolas local. Añadir un solo hilo de alambre caliente en la parte superior de la cerca de alambre o por debajo del carril central de tu corral de madera desalentará a los caballos de sus intenciones por derribar la valla.

  2. 2

    Decide si deseas utilizar cables eléctricos o cinta aislante blanca. La cinta es más cara pero es mucho más fácil que puedan verla los caballos.

  3. 3

    Obten los aisladores correctos para tu material de valla elegido. El alambre y la cinta usan distintos aisladores y los postes en T usan diferentes aisladores que los postes de madera. Si tus postes son de madera, también necesitarás clavos ligeros de 3 pulgadas para sujetar los aisladores a los postes. Los aisladores de los postes en T se enganchan al poste.

  4. 4

    Compra y monta un cargador de valla adecuado para la longitud de tu valla (los cargadores más baratos son buenos para por lo menos media milla). Sigue las intrucciones del fabricante para montar tu cargador. No todos pueden ser montados al aire libre.

  5. 5

    Conecta tu cargador a una toma de tierra siguiendo las instrucciones del fabricante.

  6. 6

    Ata o clava un aislante para cada poste en tu corral, en el interior.

  7. 7

    Pasa el extremo de tu alambre a través de una de las clavijas del cargador, luego pásalo a través de cada aislador y fija el extremo en la otra clavija del cargador. Para mantener el cable firme, enrróllalo alrededor cada tercer o cuarto aislador, asegurándote de que no toca el poste ni la tierra por sí mismo.

  8. 8

    Para pasar el alambre a través de la puerta tendrás que comprar un mango aislado para insertarlo en el extremo de tu alambre. Asegúralo haciendo un nudo con el alambre en los aisladores del poste de la puerta. Recuerda que para que la valla funcione, es necesario un bucle contínuo de corriente. No puedes simplemente clavar un extremo de alambre eléctrico al poste de la puerta para que sea el tirador de tu puerta; sino que debe formar parte del mismo circuito de alambre.

  9. 9

    Enciende el cargador de valla y observa si funciona. La mayoría de los cargadores tienen un indicador que te indica si el cable está conectado a tierra en cualquier lugar. Si hay un problema, recorre a pie toda la línea de la valla para asegurarte de que tu alambre no toca madera o metal en ninguna parte de su recorrido. La hierba alta o las hojas que tocan el cable pueden hacer que deje de funcionar.

  10. 10

    Marca tu nueva valla de poste y alambre con trapos y cinta adhesiva para evitar que tus caballos o los perros del barrio y los ciervos choquen contra ella. Una cinta ondeante o una tira vertical de cinta ancha o cuerda estirada entre la mitad del alambre superior e inferior entre los postes puede reducir el daño de los animales acostumbrados a recorrer el lugar que ahora ocupa tu corral.

  11. 11

    ¡Ahora ya está! Lleva a tu caballo en torno al nuevo corral para asegurarte de que conoce todos los límites, dale una vuelta y déjalo jugar. Luego pon tus pies encima de la mesa. Te lo mereces.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media