Cómo construir una fachada de ladrillo en casa

Escrito por bob haring | Traducido por daniela fedorov
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo construir una fachada de ladrillo en casa
Cómo hacer una fachada de ladrillos. (Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

Poner una capa de ladrillo sobre una pared puede cambiar totalmente la apariencia de una casa. Esto puede agregar valor a la edificación y es un material duradero que, si se instala bien, lo tendrás por años. Pero hacer una fachada de ladrillo no es una tarea fácil. Se requiere de una buena preparación y buenas habilidades de albañilería. Si no eres un albañil cualificado prepárate para el trabajo haciendo una pared de ladrillo en el jardín o construyendo una jardinera de ladrillos y así aprenderás a manejar la espátula, el mortero y los ladrillos. Intenta hacer la fachada una vez que te sientas cómodo trabajando con ladrillos.

Nivel de dificultad:
Difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una pala
  • Grava
  • Cemento
  • Un nivel
  • Estacas de madera
  • Un martillo
  • Cordel de albañilería
  • Un nivel de línea
  • Ladrillos
  • Una espátula
  • Mortero
  • Una sierra de albañilería
  • Herramienta de acabado
  • Uniones de ladrillo

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Limpia la pared de manera que quede con su base de revestimiento original, que es por lo general una base de madera contrachapada o tablero de fibra orientada (OSB). Deshazte del revestimiento antiguo o cualquier otra cosa que estorbe. Quita las plantas u otros objetos alrededor de la base. Asegúrate de que el revestimiento sea sólido, sin puntos débiles o podridos, sin clavos salientes u otros obstáculos. Repara cualquier daño.

  2. 2

    Construye un reborde de ladrillo si no hay alguno ya. Un reborde es una saliente de 4 pulgadas (10,1 cm) de cemento normalmente vertido como parte de la base, pero omitido con frecuencia si se utiliza madera u otro material. Cava una zanja con una pala de 4 pulgadas (10,1 cm) de ancho y 8 pulgadas (20 cm) de profundidad de la longitud de la pared. Llena hasta la mitad con grava de 1/2 pulgada (1,27 cm) de diámetro y compáctala con una tabla u otra herramienta. Vierte 4 pulgadas (10,1 cm) de cemento en la grava. Nivela y alisa con una espátula de albañil. Utiliza un nivel para asegurarte de que el reborde de cemento esté nivelado. Déjalo secar durante al menos tres días.

  3. 3

    Clava una estaca de madera con un martillo en cada extremo de la pared y únelos con un cordel de albañilería. Nivela la cuerda con un nivel de línea para crear una guía para la instalación de la base de ladrillos. Coloca el primer ladrillo en un extremo. Esparce 1/2 pulgada (1,27 cm) de mortero en la parte inferior y en un extremo y coloca el ladrillo en el borde. Coloca un segundo ladrillo al lado de él, utilizando mortero en la parte inferior y en un lado. Continúa poniendo ladrillos, siguiendo la línea de nivel, hacia el otro extremo de la pared. Comprueba que la primera hilada esté nivelada y alineada contra la pared usando un nivel.

  4. 4

    Inicia la segunda hilada con medio ladrillo. Corta un ladrillo por la mitad con una sierra de albañil. Coloca el mortero en la parte inferior y el extremo cortado, y pon el ladrillo en el lugar con el extremo sin cortar al final de la pared. Coloca un ladrillo completo junto a él y continua la hilada hasta el final de la pared. Vuelve antes de que el mortero se haya secado y suaviza las uniones con una herramienta de acabado, un dispositivo de acero con un extremo convexo que empujará el mortero en las uniones y lo suavizará en una superficie cóncava que drenará el agua fuera de la unión.

  5. 5

    Añade uniones de ladrillos, tiras de metal que se clavan al revestimiento con lengüetas que encajan en las juntas de mortero de los ladrillos, comenzando con la tercera hilada. Instala los lazos en cada metro, horizontal y verticalmente, a medida que trabajas por la pared. Asegúrate de que las pestañas entren en las juntas de mortero horizontales pero de que no se extienden más allá de la cara del ladrillo.

  6. 6

    Trabaja a lo largo y alto de la pared, asegurándote de usar un buen mortero en todo el trabajo. Si el mortero empieza a secarse demasiado, tíralo y prepara una mezcla fresca. Debe ser lo suficientemente firme como para sostenerse por sí mismo, pero suficientemente líquida como para esparcirse fácilmente. Mezcla sólo lo que utilices durante aproximadamente media hora de trabajo. Dale un acabado a las uniones cada dos pisos, no dejes que el mortero se seque demasiado antes de usar la herramienta de acabado. Humedece la herramienta con un atomizador si es necesario para suavizar las uniones.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles