Cómo construir un hábitat para tortugas semi-acuáticas

Escrito por jessica brower | Traducido por tamara dayoub
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo construir un hábitat para tortugas semi-acuáticas
(Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images)

Las tortugas semi-acuáticas, como la tortuga de orejas rojas y la tortuga pintada, son una opción popular para los dueños de mascotas principiantes, debido a que es fascinante observarlas y estudiarlas, y son bastante fáciles de mantener. El primer paso para un cuidado adecuado es establecer un hábitat de calidad. Las tortugas tienen sangre fría y no pueden generar calor corporal, por eso requieren una fuente externa de calor. Los requisitos y necesidad de cada especia varían, pero puedes seguir lineamientos básicos para garantizar un ambiente seguro y cálido.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Acuario
  • Pantalla protectora
  • Grava, piedras o tierra
  • Filtro acuático
  • Termómetro para reptiles
  • Foco y bombilla para reptiles
  • Calentador sumergible
  • Lámpara y bombilla nocturna

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Asegúrate de que el acuario sea lo suficientemente grande para el tamaño adulto de la tortuga, o contempla un agrandamiento a medida que la tortuga crece. Un tanque de 20 galones (76 l) servirá para un tortuga de hasta un largo de 8 pulgadas (20 cm); agrega diez galones (38 l) más de espacio para cada tortuga adicional.

  2. 2

    Divide el acuario en áreas separadas de tierra y agua. Dependiendo de la especie, este porcentaje puede requerir un ajuste, pero la mayoría de las tortugas semi-acuáticas requiere que la mitad del espacio esté cubierta con agua.

  3. 3

    Crea un área de calentamiento con un sustrato adecuado para la especie de tortuga, por lo general, grava de acuario, arena o tierra de jardín. Pueden utilizarse rocas grandes o madera flotante, siempre que la tortuga pueda fácilmente entrar y salir del agua con una leve pendiente.

  4. 4

    Agrega troncos y plantas o una casa de madera para tortugas en pos de brindar un lugar seguro para que la tortuga se esconda. Las tortugas pueden comer plantas, tanto plásticas como naturales, por ende, elige adiciones no tóxicas, utilizando en su mayoría plantas falsas en tanques pequeños.

  5. 5

    Instala un calentador y filtro de agua sumergible. Mantén la temperatura entre los 24 y 28 grados centígrados durante el día, y reduce hasta no menos de 20° grados a la noche, monitoreándolo con el termómetro para reptiles.

  6. 6

    Llena el área acuática de la tortuga con agua. Debería ser tan profunda como el ancho de su caparazón y ella debería poder nadar libre y completamente sumergida.

  7. 7

    Cubre el acuario con una cubierta de red ajustada. La pantalla permitirá que el aire circule correctamente, a diferencia de las cubiertas de vidrio, que se utilizan para los peces.

  8. 8

    Ubica un foco, con una bombilla de luz UVA/UVB arriba de la malla, por encima del área de calentamiento de la tortuga. Debería dejarse encendido la mayor parte del día. Si la temperatura desciende por debajo de 20 grados centígrados por la noche, también se necesitará una lámpara nocturna.

Consejos y advertencias

  • Evita utilizar grava o arena en la zona acuática para que el terrario sea más fácil de limpiar.
  • Nunca utilices grava que sea tan pequeña que la tortuga pueda tragarla.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles