Cómo construir un invernadero con temperatura controlada

Escrito por faith schuster | Traducido por nicolás arellano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo construir un invernadero con temperatura controlada
Mejora tu vegetación y escoge la temperatura adecuada. (Jupiterimages/Creatas/Getty Images)

Mantener un invernadero con temperatura controlada puede ser una obligación para los jardineros más comunes, los que comercializan, los viveros y los centros de jardinería que quieran asegurarse de que sus plantas crezcan y sigan en óptimas condiciones. Aunque el invernadero ya de por sí ofrece protección contra los elementos y los daños del sol en los meses más cálidos, puede llegar a volverse o muy caluroso o muy frío si no está equipado con algún tipo de sistema de control de temperatura.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Examina el clima de donde vives y determina qué aspecto del control de la temperatura será el más importante. Por ejemplo, si vives en un lugar donde hace calor todo el año, tus principales preocupaciones probablemente sean evitar el excesivo calor, de manera que no sea intolerable para las plantas. En el caso de que pienses en ventilación con energía solar, tiene que haber sombra y aire. Por el contrario, si vives en un clima cálido, con un viento fuerte, quizá sea importante instalar calentadores y temporizador que se programan automáticamente que expulsan el calor a fin de que la temperatura dentro del invernadero descienda un poco.

  2. 2

    Comienza con las opciones más económicas y básicas, si es posible. En muchos casos, el clima del invernadero puede ser controlado por algo tan sencillo como un termostato, que es un dispositivo preprogramado que se conecta a una entrada eléctrica. Aunque depende de la temperatura que se necesita, compra uno que enfríe o bien uno que caliente. Una vez que la temperatura descienda o supere lo que le fue marcado al artefacto, automáticamente los ventiladores o el calentador entrarán en acción para regular la temperatura y mantenerla estable.

  3. 3

    Si comercializas o estás en la industria, invierte en un sistema de control de temperatura más completo e intrincado, de manera que puedas alcanzar un valor preciso, que pueda ser controlado y monitoreado. Al seleccionar el termostato o higrostato y configurarlo correctamente, es posible automatizar toda la operación y proporcionar las mejores opciones de ventilación, humedad, calor o frío para tus plantas.

  4. 4

    Ten en cuenta el beneficio adicional de implementar un sistema de monitoreo y alarmas. Este tipo de sistemas, como el Sensaphones, son automatizados y computarizados y te llaman directamente al teléfono preprogramado que asignaste para avisarte que hay problemas en tu invernadero, como por ejemplo una fluctuación importante de temperatura o un apagón. Este tipo de equipos funciona como un importante modo de precaución para hacerte saber de que existe un problema que pueda ser solucionado rápidamente.

  5. 5

    Contrata a un electricista calificado para manejar el cableado y la instalación de tu sistema de control de temperatura. Si no conoces ninguno, lo mejor es que te contactes con la empresa que diseñó el equipo para ver si te ofrece servicios de instalación o contratistas independientes. Otra opción es preguntarles a otros jardineros o granjeros cerca de tu casa si tienen un buen electricista que te recomienden para la instalación.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles