Cómo construir mazos de "Magic: The Gathering"

Escrito por ehow contributor | Traducido por lucas huidobro
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo construir mazos de "Magic: The Gathering"
Un sistema organizado de torneos y una comunidad de jugadores profesionales se ha desarrollado alrededor del juego, así como un mercado secundario de cartas. (Magic forest image by Irina Okuneva from Fotolia.com)

Magic: The Gathering es un juego complejo, y uno de los aspectos más difíciles toma lugar antes de que se den las cartas. Construir un mazo de Magic: The Gathering puede ser difícil, pero también es uno de los aspectos más divertidos y gratificantes del juego. El juego de Magic es cambiar constantemente nuevas cartas y habilidades, así que aquí hay algunas pautas para construir un mazo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Presenta un tema o enfoque para tu mazo. El primer signo de un jugador novato de Magic: The Gathering es un mazo que no tiene propósito o enfoque. Este puede estar hecho alrededor de unas cartas o un estilo de juego general. Un par de mazos típicos son mazos de fuego, que se enfocan en el daño directo y criaturas baratas; mazos de protección, que se enfocan en la protección del daño y recuperación de vida; mazos weenie, que están compuestos de pequeñas criaturas; y mazos de descarte, cuyo enfoque es vencer a tu oponente al hacer que se quede sin cartas.

  2. 2

    Elige tu color o colores para el mazo. Esta debería ser una decisión sencilla una vez que tengas un tema para tu mazo. Por ejemplo, los mazos de fuego generalmente son rojos y los mazos de protección blancos. Ten cuidado al tratar con mazos de colores múltiples, no deberías pasarte. El número máximo de colores que querrías en un mazo probablemente sea 3. En la otra mano, ten cuidado de no tener un mazo que sea inútil si tu oponente puede negar los efectos de un color. Los artefactos son una buena manera de sobrepasar algunos problemas de colores, ya que no dependen de ninguno en particular.

  3. 3

    Elige el tamaño de tu mazo. Cuando juegues en torneos, tendrás un mínimo de 60 o 40 cartas. Casi todo el tiempo querrás que un mazo esté cerca del mínimo. Un par de cartas de más está bien, pero una vez que te pases por 10 cartas o más, tu mazo no será efectivo. Los mazos pequeños no te darán la excitación de tener un mazo enorme, pero serán mucho más consistentes.

  4. 4

    Elige tu maná. Típicamente querrías que un tercio de tu mazo sea maná, así que 20 cartas de maná sería un buen punto de arranque para un mazo de 60 cartas. Asegúrate de colocar suficiente maná de cada color para representar tus otras cartas. Además considera tierras que puedan ser de múltiples colores.

  5. 5

    Añade o ajusta tu mazo a tu gusto. Generalmente tendrás que ajustarlo primero. Hecha un vistazo a cada una de tus cartas objetivamente y decide si realmente suma a tu mazo. Si una carta no es tan útil, reemplázala por una mejor o quítala. Si necesitas añadir cartas para llegar al mínimo, intenta quedarte con un color y usar criaturas voladoras y hechizos de daño directo si es posible.

  6. 6

    Juega con tu mazo y cámbialo si es necesario. Una de las grandes cosas de Magic es que siempre puedes ajustar y modificar tu mazo. Si has tenido una gran idea, pero nunca se materializa, ajusta tu mazo para que funcione mejor o enfócate en una nueva idea. También puedes añadir cartas cuando compres nuevas expansiones o mazos. Debes estar siempre dispuesto a cambiar.

Consejos y advertencias

  • Prueba con algunos mazos prefabricados. Usualmente no son mazos realmente fuertes, pero con un par de ajustes pueden ser bastante formidables y son una gran herramienta de aprendizaje para los nuevos jugadores.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles