Construir un violín

Escrito por amanda ash | Traducido por manuel winocur
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Los instrumentos de hoy son construidos con el mismo cuidado y oficio de sus predecesores históricos

Construir un violín
Los violines son verdaderas obras de arte. Este Stradivari, conocido como "El Taft", fue creado por Antonio Stradivari en el año 1700. Se vendió en la subaste de Cristie en el año 2000, por US$1.326 millones, un record para la época. (Chris Hondros/Getty Images Entertainment/Getty Images)

Hay miles de posibilidades en el proceso de hacer un violín.

— Kim Tipper, luthier y restaurador de violines

Cómo el mundo de la pintura, en el cual admiramos a ciertas figuras como Picasso, Monet y Rembrandt por sus obras maestras de fina manufactura, el reino de la construcción de instrumentos tiene su propio grupo de íconos. Y, como los pintores, no todos los constructores de instrumentos que producen trabajos de gran calidad pertenecen a épocas antiguas. Los creadores modernos de instrumentos de cuerdas, conocidos como luthiers, están ganando renombre entre los artesanos cuyos violines emiten bellas músicas y alcanzan altos precios. Están alcanzado a los grandes maestros, como Antonio Stradivari y Nicolo Amati. Pero resulta difícil competir con la reputación de los virtuosos de la construcción de violines de la vieja escuela, como Stradivari, un italiano nacido en el siglo XVII. Actualmente, los violines Stradivarius son altamente valorados por museos, coleccionistas privados y músicos, por eso han alcanzado precios de varios millones de dólares.

Los luthiers más estimados de la historia

En el curso de su vida (1644-1737), Stradivari diseñó y produjo más de 1000 violines, algunos de los cuales aún existen, de acuerdo a Stradivarius.org. Muchos consideran sus violines como los mejores jamás creados en términos de sonido, diseño, y belleza general.

Stradivari hizo también cellos, laúdes, guitarras y harpas, pero es recordado por sus magníficos violines. El primer violín que se le conoce fue construido en 1666. Sus instrumentos más perfeccionados aparecieron entre 1700 y 1725. Stradivari reinó en su oficio hasta bien entrados sus 70 años.

Entre otros luthiers de violines famosos podemos nombrar a Gasparo da Salo (1542-1578), Andrea Amati (1520-1611), Nicolo Amati (1596-1684), Bartolomeo Giuseppe Guarneri (1698-1744), y Carlo Bergonzi (1683-1747). Stradivarius.org informa que da Salo construyó contrabajos y violas que fueron consideradas la base de los violines italianos. A Andrea Amati se le reconoce el haber comenzado una dinastía de maestros luthiers, diseñando finos instrumentos para Carlos IX, y fundar una escuela de creación de violines en Cremona, Italia.

Nicolo Amati, su nieto, es reconocido como el constructor de violines más talentoso de su familia y se cree que le enseñó a Stradivari. Guarneri es considerado el único verdadero rival de Stradivari, con algunos coleccionistas y músicos apreciando su trabajo por sobre el de Stradivari. Y los violines de Bergonzi ofrecen una mezcla exitosa entre los diseños de Stradivari y de Guarneri.

Qué hace grande a un violin

Estos luthiers han pasado a la historia por su altamente codiciado trabajo, y los constructores de violínes de hoy hacen obras maestras de la música a imagen y semejanza de sus predecesores.

No hay un manual de instrucciones para hacer un violín superior, dice Kim Tipper, luthier y hábil restaurador en Victoria, British Columbia. La creación de violines es un arte personal, dice él, donde la ejecución de un diseño, el nivel de habilidad y el ensamblaje general de varias partes son lo más importante de todo.

"Yo creo que hay miles de posibilidades en el proceso de hacer un violín", dice Tipper. "No todos los constructores de violines son conscientes de lo que son. Tal vez toman algunas decisiones a ciegas, tal vez compren partes semi-completas, en las cuales alguien más toma decisiones por ellos".

Guy Harrison, un luthier de Ottawa, Ontario, cita algunos elementos generales básicos requeridos para crear un instrumento sobresaliente.

"La selección de madera, el diseño del violín, el barniz y el armado del violín tienen gran importancia, como así también las partes pequeñas como el puente, las cuerdas y la pieza de cola", explica Harrison.

Para Tipper elegir la madera adecuada es vital para el proceso de construcción de un violín, que tradicionalmente consiste en el fondo, los lados y el diapasón de madera de arce; y el frente de picea. Él opta por el arce de hojas grandes de la isla de Vancouver, en lugar del arce tradicional europeo.

"Muchos luthiers norteamericanos que intentan hacer grandes violines ordenan maderas europeas porque es lo tradicional", dice Tipper, "Pero yo conozco grandes artesanos que utilizan madera local".

Las características de un gran violín incluyen "las propiedades que podemos ver, en términos de peso y densidad, cómo se siente el instrumento, y qué tan fino es el acabado", continúa Tipper. "Cerca del 95% de los violines que yo he amado tenían una madera que yo habría elegido: picea de grano fino bajo el puente y arce atractivo, no demasiado flameado. No demasiada figura, no demasiada densidad, y cortado apropiadamente en términos de orientación, de grano, de figura etc.".

Harrison, por su parte, tiene sus propios estándares: "Yo busco una pieza de madera ligera, lo que es beneficioso para el sonido del violín, con cierto grano en la madera". Dice: "Quiero que la madera este cortada correctamente";

"El trabajo general es importante, hay una gran cantidad de trabajo que debe ir a un violín para que suene bien y para que sea confiable, de manera que continúe sonando bien".

Las cuerdas, por otro lado, no son tan importantes cuando se trata de valorar un violín. Son una elección personal del intérprete, y se reemplazan con facilidad. Los músicos se preocupan más por un estuche bonito que por las cuerdas.

Errores en la creación de violines

Si bien no hay un método "correcto" en la búsqueda del violín perfecto, hay una serie de errores que pueden llevar un instrumento a ser intocable.

"Puede ser que la madera sea demasiado pesada, o no haya sido desecada correctamente"; "Puede haber un error inherente al diseño del violín, en la forma del frente o el fondo, o tal vez las partes no están bien ensambladas"; "Tal vez la unión de la parte trasera no fue hecha correctamente, de manera que puede o no afectar el sonido, pero sí afectará la fiabilidad del violín. Tal vez el diapasón está en un ángulo incorrecto, o puede ser algo mucho más sutil. Y si el barniz es demasiado grueso, no será un buen instrumento", dice Harrison.

Tipper dice que ha habido mucha investigación científica acerca de cómo construir el instrumento perfecto, pero estas ideas nunca se sostienen frente a lo que los grandes creadores de violines pueden lograr, y son desechadas de inmediato.

Las ventajas de luthier moderno

Las prácticas de los luthiers actuales son muy similares a las de hace 300 años, dice Harrison, con la excepción del uso de una plancha eléctrica para el doblado, en lugar de una calentada al carbón; y el uso de una sierra de banda eléctrica en lugar de hacer que un aprendiz haga el corte a mano. Los constructores de violines aún utilizan materiales y diseños tradicionales, en parte porque aún funcionan.

Tipper y Harrison reconocen que los artesanos modernos tienen algunas ventajas por sobre los históricos. Por un lado, los maestros luthiers pueden compartir ideas de diseños a través de Internet. Además, es más simple para los constructores aficionados de violines, aprender el oficio utilizando manuales publicados o instrucciones encontradas en línea. Pero ellos enfatizan que la construcción de violines es un arte que un estudiante solo puede dominar con la ayuda de un mentor entrenado.

El luthier moderno también tiene acceso a maderas de todo el mundo. Los diapasones de Stradivari estaban hechos de capas de palo de rosa, que no son duraderos y pueden deteriorarse en menos de 10 años. Él no tenía acceso al ébano. Un violín moderno tiene un diapasón de ébano, que es duradero y puede ser restaurado.

Estas ventajas, dice Tipper, le dan a los luthiers y restauradores como él la oportunidad de construir instrumentos que suenen increíblemente bien:

"Con suficiente dinero, no hay limitaciones a lo que se puede adquirir para hacer un violín".

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles