Ambien contra Xanax para dormir

Escrito por tomas linnaeus | Traducido por pilar celano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Ambien contra Xanax para dormir
Ambien y Xanax son pastillas para dormir con muchas similitudes y diferencias. (Pixland/Pixland/Getty Images)

Una investigación que se llevó a cabo en 2010 en las "Medical Clinics of North America" afirma que el insomnio es el desorden del sueño más común. Los pacientes también lo suelen reportar en los exámenes médicos de rutina. Las pastillas para dormir se han utilizado durante muchísimo tiempo en el tratamiento de las dificultades para conciliar y mantener el sueño. Los tratamientos modernos para el insomnio suelen entrar dentro de dos categorías: benzodiacepínicos y no benzodiacepínicos. De acuerdo con "Prescription Drug Info", la medicación benzodiacepínica más popular es el Xanax y la medicación no benzodiacepínica más popular es el Ambien. Estas dos drogas comparten varias características, pero, al mismo tiempo, son únicas.

Historia

Xanax es el nombre comercial de la droga alprazolam. Esta medicación fue patentada por Upjohn/Pfizer en 1976. Tiene propiedades sedativas, contra la ansiedad y contra las convulsiones. La FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos) la aprobó para casos de desórdenes de ansiedad. De todas maneras, también se suele utilizar para desórdenes de sueño.

Ambien es el nombre comercial de la droga zolpidem. Fue patentada por Synthelabo/Sanofi-Aventi en 1983. Tiene las mismas propiedades que el Xanax, pero está aprobada específicamente para desórdenes del sueño.

Popularidad

Tanto Xanax como Ambien aparecen en la lista de los 200 medicamentos más usados de "Prescription Drug Info". Xanax era la droga más popular del mundo en abril de 2010. Ambien, por otro lado, está enumerada como la número 96. De acuerdo con una publicación del "AARP Bulletin Today", se escribieron 44 millones de prescripciones de alprazolam y 28 millones de zolpidem durante 2008.

Clasificación

Xanax pertenece a un tipo de drogas conocido como benzodiazepínicas. El Librium, que se sintetizó por primera vez en 1955, fue la primera droga de este grupo. El Valium es otra benzodiazepina común, y la OMS lo considera un medicamento esencial. Si bien los efectos son similares de los del Xanax, el Ambien tiene una composición química diferente. El zolpidem es una no benzodiazepínica del grupo de las imidazopiridinas. Fue la primera droga de esta clase, que ahora incluye la Lunesta y la Sonata. Las patentes de ambas drogas expiraron, por lo que, en la actualidad, se pueden conseguir genéricos.

Mecanismo

El Xanax y el Ambien mejoran el sueño, dado que producen un efecto similar en el cuerpo. Trabajan sobre el receptor GABA. Se trata de un importante neurotransmisor del sistema nervioso central. Ambos elementos que ayudan a conciliar el sueño son más efectivos en el cerebro que en la espina dorsal. Esto les permite mejorar el sueño sin afectar la coordinación. La droga aumenta la posibilidad de que el GABA alcance al receptor, pero sin aumentar la cantidad.

Eficacia

Las benzodiazepinas y las no benzodiazepinas tienen efectos similares sobre el sueño. Reducen el tiempo que le lleva al paciente conciliar el sueño, pero, en general, no ayudan a mantenerlo. El Ambien tiene una ventaja respecto del Xanax. De acuerdo con un informe de 2006 sobre "Progress in Neuro-psychopharmacology & Biological Psychiatry" (Progresos en la neuro-psicofarmacología y la psiquiatría biológica), Ambien afecta las etapas del sueño profundo, mientras que el Xanax no. Esa mejora en el sueño suele estar asociada a un mayor estado de alerta durante el día.

Reacciones

Los efectos secundarios del Xanax y del Ambien también son similares. Ambas drogas están asociadas con problemas de tolerancia y síndromes de abstinencia. Asimismo, se han presentado casos de abuso de estos medicamentos en pacientes con adicciones y en suicidios. El efecto más preocupante es la potencial relación de las no benzodiazepinas con el cáncer. Un informe publicado en 2008 en el "Journal of Sleep Research", sugiere que las personas que toman algunos medicamentos para conciliar el sueño son más propensas a contraer cáncer. Estas drogas, incluyendo el Ambien, han demostrado ser cancerígenas en ratas. Si bien son efectivas para el sueño, es importante ser cuidadoso con el uso.

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles