Contractura en la parte baja de la espalda seguida por una contractura en la pierna izquierda

Escrito por barbaraa | Traducido por florencia kushidonchi
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Contractura en la parte baja de la espalda seguida por una contractura en la pierna izquierda
El dolor en la parte baja de la espalda es común en el 25% de la población estadounidense. (Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images)

Según las estadísticas de los Institutos Nacionales de Salud, aproximadamente el 25% de la población de los Estados Unidos ha padecido dolor en la parte baja de la espalda en los últimos tres meses. Si también has padecido este dolor, sabes cuán debilitante puede ser. El dolor puede atribuirse a diversos factores y puede estar acompañado por dolor en otras áreas, incluyendo la pierna.

Otras personas están leyendo

Importancia

Desafortunadamente, la contractura muscular y el dolor son una dolencia frecuente. Las contracturas pueden deberse a diversos factores, incluyendo sobreesfuerzo muscular, lesión por estiramiento, esguinces, distensiones, mala mecánica corporal y estrés. Algunas causas son autolimitantes y suelen resolverse sin más tratamiento que con reposo y medicamentos de venta libre. El dolor en la parte baja de la espalda le cuesta a los estadounidenses al menos US$50 mil millones por año, según el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Derrame Cerebral. El dolor de espalda es la segunda dolencia neurológica más común en los Estados Unidos; la primera es el dolor de cabeza.

Tipos

El dolor en la parte baja de la espalda se divide en dos tipos. El primero es un dolor agudo que puede ser resultado de una lesión, como un accidente automovilístico. El dolor de espalda agudo también puede deberse a algo tan simple como inclinarse en un ángulo inusual. El dolor agudo es inmediato y notable y dura desde días a semanas. El segundo tipo de dolor de espalda es un dolor crónico. La naturaleza crónica del dolor está determinada por la cantidad de tiempo que perduran los síntomas. El dolor que dura más de tres meses es un factor determinante para considerar tu dolor de espalda como crónico.

Consideraciones

La espalda está compuesta por los huesos de la columna, nervios, músculos y cartílago. La columna vertebral protege los nervios, y tus músculos, la columna vertebral. Los nervios también se extienden debajo del extremo inferior de la columna. Debido a que no hay espacio sobrante en la espalda, si un músculo se lesiona y se contractura, puede inflamarse y ejercer presión sobre nervios delicados. Puedes sentir la irritación de los nervios en las extremidades, dependiendo de qué nervios estén afectados. Los ligamentos también pueden contracturarse, lo que también puede producir la irritación de los nervios.

Exámenes

Cuando un nervio de tu pierna se ve afectado debido a una lesión en tu espalda, el dolor resultante y otras respuestas nerviosas se conocen como radiculopatía. El médico puede recomendarte un procedimiento de electrodiagnóstico denominado electromiograma (EMG), estudios de conducción nerviosa y potencial evocado (PE). Estos estudios miden la actividad eléctrica en tus nervios y músculos y pueden detectar el daño. Durante un EMG, se insertan agujas finas en tu músculos para medir la actividad eléctrica transmitida a lo largo del nervio. Los estudios de conducción nerviosa incluyen electrodos que se ubican en la piel sobre los músculos. Los electrodos miden la actividad eléctrica de los músculos. Los estudios de potencial evocado también incluyen la colocación de electrodos en tu piel y en tu cuero cabelludo. Los resultados de estos exámenes ayudan a tu médico a determinar si los síntomas dolorosos en tu pierna están relacionados a tu lesión en la espalda.

Advertencia

Si tus síntomas están acompañados de fiebre o si pierdes el control de tus intestinos o de tu vejiga, esto puede indicar una emergencia que requiere atención médica inmediata. Otros síntomas de preocupación incluyen debilidad progresiva en la pierna y dolor en la espalda al toser. Si padeces diabetes o enfermedad vascular periférica, tienes un riesgo elevado de experimentar dolor en tus piernas. Si esto sucede, puede ser un signo de neuropatía o daño en los nervios basado en complicaciones de la diabetes o de la enfermedad vascular periférica. Si esto describe tu situación, busca atención médica de inmediato.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles