Contraindicaciones absolutas para la actividad física en pacientes geriátricos

Escrito por amy dixon | Traducido por carolina bobadilla
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Contraindicaciones absolutas para la actividad física en pacientes geriátricos
Nunca es demasiado tarde para engancharse con la actividad física (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

El ejercicio es beneficioso para todos, pero es especialmente valioso para los adultos mayores. La Academia Americana de Médicos de Familia enumera numerosas razones por los que los pacientes geriátricos deben ejercitar, que incluyen la mejora de la presión arterial, la frecuencia cardíaca, los niveles de colesterol y la salud ósea, así como una disminución en el riesgo de las enfermedades crónicas y la obesidad. Aparte de los beneficios fisiológicos, también mejora la movilidad funcional y promueve la independencia. Existen muy pocas contraindicaciones absolutas, o razones, para evitar que un adulto mayor participar en una actividad física regular.

Otras personas están leyendo

Contraindicaciones

Hay dos tipos de contraindicaciones para el ejercicio, en términos absolutos y relativos. Las contraindicaciones absolutas son las que justamente no son negociables. Por lo general se clasifican como absolutas, porque el riesgo de lesiones o incluso de muerte, son muy superiores a los beneficios del ejercicio. Por lo general, las absolutas son agudas y resueltas de una vez, y tu médico te recomendará seguir adelante con la actividad física regular. Las contraindicaciones relativas son aquellas que son más flexibles. Por lo general, algunos cambios se pueden hacer para permitir a una persona el hacer ejercicio, sin embargo, sirven como una advertencia para tener en cuenta las complicaciones. Esto se puede hacer mediante el ejercicio en un entorno supervisado con distintos parámetros siendo supervisados.

Probando contraindicaciones

Las pruebas de esfuerzo ofrecen una forma única de evaluar tu capacidad física. Son beneficiosas en la predicción de la gravedad de la enfermedad y la enfermedad en sí, evalúan las intervenciones médicas y la capacidad funcional. El Colegio Americano de Medicina Deportiva recomienda una prueba de esfuerzo para los adultos mayores antes de comenzar a participar en una rutina moderada de vigorosa actividad. Sin embargo, para algunos adultos mayores, la prueba de esfuerzo no es recomendable. ACSM muestra los cambios recientes en los electrocardiogramas, infartos de miocardio en las últimas 48 horas, o cualquier otro evento cardíaco agudo como contraindicaciones absolutas para hacer ejercicio. La angina, ritmos anormales inestables e incontrolables del corazón, estenosis aórtica severa, insuficiencia cardíaca sintomática y posible o conocida aneurisma también se clasifican como contraindicaciones absolutas. Otros incluyen el infarto pulmonar, dificultad respiratoria severa, inflamación o infección en el corazón o cualquier otra infección sistémica.

Contraindicaciones para el ejercicio

Además de la prueba de esfuerzo, hay contraindicaciones para la participación programada. Estos incluyen todas las contraindicaciones indicadas para las pruebas, así como algunos otros. Las severas condiciones ortopédicas, tiroiditis aguda, niveles de potasio altos o bajos, diabetes no controlada, presión arterial sistólica superior a 200 o 110 diastólica, una hipotensión ortostática, coágulo de sangre reciente, enfermedad aguda, fiebre o deshidratación. Hay también algunas recomendaciones específicamente para el entrenamiento de fuerza. Si tienes insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedad valvular severa, hipertensión no controlada y ritmos cardíacos irregulares no controlados, ACSM recomienda evitar el entrenamiento de fuerza hasta que se resuelva el problema o que el médico te de su consentimiento para tu participación.

Cáncer

Dado que el cáncer afecta a los adultos mayores para muchos, es justo señalar que existen numerosas guías para los pacientes con cáncer. Si estás recibiendo quimioterapia, no se debe ejercitar en los días que lo recibes o dentro de las 24 horas del tratamiento. Si tienes dolor en el sitio de origen del cáncer también se aconseja que no hagas ejercicio. Vómitos, náuseas y diarrea también se consideran contraindicaciones, además de la ingesta nutricional deficiente. Estas son sólo algunas de las posibles contraindicaciones para el ejercicio para pacientes con cáncer, por lo que se aconseja que hables con tu médico y que te dé la aptitud profesional antes de participar en cualquier programa de ejercicio, una vez diagnosticado el cáncer.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles